Turismo Turismo | Villa La Angostura | verano

Turismo: las imponentes cascadas Dora y Santa Ana

Ubicadas en Villa La Angostura, muy cerca del límite con Chile, es un atractivo imperdible para el turismo que arriba en verano. ¿Cómo llegar a estas cascadas?

La región cordillerana se caracteriza por sus bellos atractivos naturales, la inmensidad de sus lagos y montañas y la infinidad de senderos, bosques y tesoros de la naturaleza escondidos en cada rincón. Por eso, cada verano, el turismo patagónico se vuelve protagonista de la escena y es una época en la que arriba una gran afluencia de visitantes para disfrutar de la zona.

Una de las exclusivas y favoritas excursiones que eligen año tras año los turistas de todo el mundo es la vista a las cascadas Dora y Santa Ana; ubicadas en Villa La Angostura, a las cuales se accede por la ruta Internacional a Chile, y es un paseo para hacer trekking que tiene una duración promedio de entre 3 y 5 horas. Allí, se recorren senderos que atraviesan diferentes tipos de bosques y se llega a los dos imponentes saltos de agua y una base en forma cavérnica inigualable.

cascada-santa-ana-villa-la-angostura-neuquen-optjpg.webp
Turismo patagónico: cascadas Dora y Santa Ana

Turismo patagónico: cascadas Dora y Santa Ana

Cómo llegar

Se debe tomar la Ruta Nacional 231, pasar la aduana argentina del Paso Internacional Cardenal Samoré y, 13 kilómetros aproximadamente más adelante, a 100 metros antes de cruzar Río Pantojo sobre la mano derecha, se ubica la senda que conduce a las cascadas. Luego de 40 minutos de caminata, se encuentra el cruce de senda que se dirige a la cascada Dora (izquierda) y luego 40 minutos más hay que cruzar el río Pantojo. Luego de 25 minutos, se llega a la cascada Santa Ana.

FV 790 VERMONT

Es importante tener en cuenta que esta senda está cerrada de junio a noviembre por la crecida del río. Además, se recomienda ir con tiempo y bien temprano, ya que hay que avisar a Gendarmería Nacional que se está haciendo turismo y presentar DNI.

Embed

La Cascada Dora: el inicio del recorrido es muy tranquilo y, en el lugar donde el camino se bifurca, hay un cartel que indica tomar el camino de la izquierda para acceder a este salto de agua. La recomiendan visitar esta primero, para luego ir a la cascada Ana. Pocos metros después se llega al Río Pireco, aunque previamente se debe descender por un barranco resbaladizo, y a los pocos metros ya se vislumbra la amplia caída de la cascada Dora.

La Cascada Ana: esta cascada presenta una particularidad es su entorno, ya que cae de una cornisa de basalto de unos 40 metros de altura. Además, la posibilidad de ver la cascada desde la base rrepresenta una postal única. A pesar de esto, el mayor atractivo es subir, en una caminata de unos 20 minutos, a la caverna que se encuentra detrás de la cascada.

imagepng (8).webp