Actualidad Invierno | Monóxido |

Invierno: cómo reconocer y prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono

Con la llegada del invierno y las bajas temperaturas aumenta el uso de artefactos de calefacción y con ello las alertas por intoxicación de monóxido de carbono.

El monóxido de carbono es un gas venenoso invisible, inoloro e incoloro, que se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales tales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gasoil, nafta, etc., utilizados en sistemas para calefaccionar el hogar, sobre todo en invierno.

Es importante recordar que la inhalación de monóxido de carbono reduce la cantidad de oxígeno en la sangre, lo que provoca fallas en órganos vitales como corazón y cerebro.

monoxido-carbonowebp.webp
Invierno: cómo reconocer y prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono

Invierno: cómo reconocer y prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono

Invierno: cómo reconocer y prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono

Los síntomas son variados: pueden ir desde dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos acompañados de cansancio, debilidad, letargo o confusión; desmayo, dolor de pecho, pérdida de conocimiento y alteraciones visuales. El principal riesgo es que las personas no asocian éstos síntomas con la intoxicación de monóxido de carbono.

FV 790 VERMONT
CB Residentes Jul24 700x200

Por esto, se recomienda, ante la aparición de estos síntomas, ventilar el ambiente y asistir a un centro de salud u hospital e informar al profesional de la salud sobre una posible intoxicación por monóxido. Asimismo, es importante, ante la sospecha de estar padeciendo una intoxicación, salir a tomar aire fresco inmediatamente, abrir ventanas y puertas, apagar los artefactos de gas y evitar permanecer en el domicilio.

Cómo prevenir la intoxicación

  • Controlar las instalaciones y el buen funcionamiento de artefactos.
  • Mantener los ambientes ventilados.
  • Controlar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los calefones, termotanques, calefactores, salamandras, hogares a leña, y cocinas.
  • Examinar especialmente las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas para asegurarse que están permeables y en buen estado.
  • Comprobar que los ambientes tengan ventilación hacia el exterior.
  • Ventilar toda la casa una vez al día, aunque haga frío.
  • Si se encienden brasas o llamas de cualquier tipo, no dormir con éstas encendidas y apagarlas fuera de la casa.
  • No usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente.
  • No mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor.
  • No encender motores a combustión (grupos electrógenos, motosierra, etc.) en cuartos cerrados.
  • No arrojar al fuego plásticos, goma o metales, ya que estos desprenden gases y vapor que contaminan el aire.