Turismo San Martín | Neuquén | Turismo

San Martín: Termas de Queñi, un destino especial

A pocos minutos de San Martín de los Andes, se encuentra un rincón escondido con aguas termales que resalta para el turismo.

Dentro del majestuoso Parque Nacional Lanín, se encuentra un tesoro escondido destinado a cautivar a los amantes de la naturaleza y las experiencias al aire libre: las Termas de Queñi. Este rincón mágico en la provincia de Neuquén fusiona la belleza natural con la historia, además de brindar una experiencia inigualable y relajante para los visitantes. Cercano a San Martín de los Andes, se lleva todas las miradas.

Acceder a las Termas de Queñi implica disfrutar de un trekking de 4 kilómetros, el que culmina en un paraíso de aguas termales. Dos cascadas de agua caliente crean piscinas naturales con temperaturas que oscilan entre los 70°C en su origen y los 40°C en los pozones, situación que ofrece el escenario perfecto para el descanso y la desconexión de quienes quieran hacer turismo.

image.png

La ubicación privilegiada de las termas, en medio de un bosque de robles y raulíes, rodeadas por caña colihue, proporciona un marco incomparable para los visitantes que buscan paz y conexión con la naturaleza en su estado más puro. A nada más que 60 kilómetros de San Martín de los Andes, se encuentra escondido en el corazón de la selva valdiviana. Este lago de playas espectaculares deja un entorno perfecto para aquellos que quieran relajarse.

FV 790 VERMONT

Un majestuoso destino en la región

Cerca de este paraíso termal, el Lago Queñi se presenta como una opción excepcional para las personas que desean unas vacaciones apacibles. La arena espectacular de su playa, las aguas cristalinas que reflejan las majestuosas montañas circundantes y la vista fascinante hacen de este lugar un refugio ideal para todas las edades. Sin dudas, uno de los puntos más destacados de la provincia de Neuquén.

San Martín de los Andes se presenta como un destino irresistible durante la temporada estival, con un abanico de cualidades que deleitan a los visitantes. Sus imponentes paisajes, dominados por lagos cristalinos y majestuosas montañas, ofrecen un escenario idílico para los amantes de la naturaleza. Durante el verano, la ciudad se viste con la calidez de sus días soleados y temperaturas agradables, convirtiéndose en un refugio para quienes buscan escapar del calor sofocante.

image.png