Emprendedores emprendimiento | región | San Martín de los Andes

Emprendimiento: vermú artesanal para todos los gustos

Gramillero, un emprendimiento de vermú artesanal que se elabora en San Martín de los Andes. A continuación, palabras exclusivas de su creador.

Andrés Corbo, 37 años, es uruguayo y reside desde los 26 aproximadamente en la Argentina. En San Martín de los Andes está instalado hace un año y medio y se decidió por elaborar un producto que siempre lo acompañó en sus planes. Es licenciado en sociología y productor audiovisual, pero ejerce con un emprendimiento que deleita varios paladares. Su vermú artesanal se vende en bares, comercios y restoranes de la región patagónica.

"Nosotros elaboramos un vermú artesanal tipo Rosso que elaboramos a base de vino blanco Torrentés, el Alto Valle de la bodega San Pablo. El vermú básicamente para llamarse como tal tiene que contener más del 75% de vino y ajenjo en composición para estar dentro de la categoría. En este caso, es un Rosso de aproximadamente 32 botánicos de hierbas y frutos que maceran en el vino durante aproximadamente unos 20 días", dijo Andrés sobre su elaboración, en exclusiva con Diario 7 Lagos.

image.png

Luego, el emprendedor de San Martín de los Andes acotó: "Es clave que es un aperitivo, y dentro de estos es un vermú tipo Rosso. Nuestro trabajo empieza cuando el vino ya está hecho, lo vamos a buscar al Alto Valle y lo traemos a San Martin de Los Andes para comenzar con el proceso de elaboración del macerado y que después sigue con el filtrado grueso y fino, y luego se embotella, se etiqueta y se coloca en cajas para su distribución".

FV 790 VERMONT

"Esto empezó hace un año y medio mirando hacia San Martin de Los Andes. Yo me dedicaba a la producción audiovisual y acá en San Martin mi trabajo no tenía mucho sentido porque toda la producción en la que trabajaba se ubicaba más que nada en lo que es capital. Siempre me gustó hacer vermú, hace más o menos cuatro años que hago de forma artesanal y casera", agregó también el dueño de Gramillero.

Vermú artesanal que nace en la región

Por otra parte, Corbo aprovechó la instancia para comentar: "Este proyecto conjugaba un montón de cosas que me gustaban, por un lado la comunicación, la gastronomía, la logística, esto de buscar el vino, el producir y conseguir los proveedores, generar los vínculos, las redes de partners, personas allegadas al proyecto, que pueden ser bartenders, comerciantes, bares, restaurantes y otros elaboradores".

"Un día de proyecto comienza cuando me levanto. Luego me dedico a preparar la camioneta con toda la materia prima para ir a la cocina a producir, porque producimos en la cocina del exHotel Sol, que es una cocina municipal, comunitaria, en la que uno alquila y habilita el producto. Entonces nos permite salir con el mismo ya habilitado para la venta a nivel municipal", indicó el elaborador de vermú artesanal.

Sobre el lugar en el que elabora, Andrés indicó: "Uno paga por turno para poder acceder a esa cocina con todos los materiales. Entonces un día normal de producción puede ser chequear que esté todo, llevar todos los utensilios, la materia prima, no puede faltar nada, cargar 70 damajuanas en la camioneta, bajarlas, llevarlas y así. Yo me dedico exclusivamente a esto, entonces básicamente hago todas las tareas, porque en el equipo soy yo y después tenemos a los colaboradores".

Un trabajo que requiere mucho esfuerzo y tiempo

"Uno es Ezequiel, que trabaja en la parte de elaboración y envasado conmigo, y está Luciana, que es mi compañera, que a veces me da una buena mano y colabora en envasado. Pero en general soy yo el que trabaja tiempo full time, digamos tiempo completo. Hago todas las tareas, elaboración, comercialización, comunicación, administración, logística y disfruto un poco de todas ellas, pero me llevan muchísimo tiempo, porque es un proyecto que recién comienza", mencionó en cuanto a quienes lo ayudan.

Asimismo, el emprendedor de la región declaró: "Trabajo yo solo en todo, desde que me levanto hasta que me acuesto pero bueno, la idea también es que sea por el principio que no sea siempre así, que se pueda armar un equipo en un futuro o algún tipo de asociación. El proceso del primer día superó mis expectativas porque la verdad que el producto se ha asentado bastante bien y está siendo cada vez más reconocido por la comunidad, sobre todo es lo que más me importaba, que la gente que vive en San Martín lo reconozca y lo vaya comentando y si, muy contento con todo el proceso".

image.png

"Obviamente me dediqué de lleno desde un principio y esperaba que tuviese éxito pero no sabía que iba a ser este y estar en este momento y verlo esta buenísimo. Objetivos a corto plazo sería lanzar un nuevo producto, que ya están desarrollados y sólo queda terminar de habilitarlos, que sería el vermú a base de vino Merlot con enebro patagónico con rosa mosqueta, yerba mate y paramela", aportó sobre su posible expansión.

Nuevos lanzamientos

No sólo quiere quedarse donde está, por lo que resaltó: "La idea sería lanzarlo en el verano también para complementar, tener un vermú dulce y uno un poco más seco, y seguir trabajando y desarrollando productos. Hacer tiempo para poder desarrollar productos que sobre todo tengan como hierbas locales y estén pensados desde lo local, esos serían unos de los objetivos primarios. También otro objetivo a corto plazo sería mantener el capital y poder seguir creciendo".

"No recibimos ninguna ayuda del municipio, ni de la provincia, ni de la nación. Me gustaría, pero no ha sido posible. Siempre es importante pensar los pasos para entender para qué serviría esa financiación, en nuestro caso nos gustaría poder saltar a comprar botellas y materia prima en cantidad para poder surfear un poco más los precios. Otro logro importante que nos gustaría tener, sería avistar el producto a nivel nacional para poder vender en todo el país por internet y también al margen de lo que suceda en la dinámica turística local", sentenció el emprendedor de San Martín de los Andes.

Embed