Actualidad

Visitamos Rotoys y nos revelan el secreto de los juguetes más resistentes a los climas severos

Diario 7 Lagos visitó la fábrica de juguetes Rotoys, allí conversamos con uno de sus fundadores Fernando Perini. Conocé la historia de esta empresa con capitales nacionales que llega a todo el país con productos cuya principal característica es la resistencia y durabilidad, incluso bajo condiciones climáticas severas como la nieve y la exposición al sol.

 

FV 790 VERMONT

Diario 7 Lagos visitó la fábrica Rotoys en Buenos Aires

 

La clave del éxito, y que los convirtió en líderes en el mercado es el proceso de rotomoldeo, el sello distintivo de la empresa: “un proceso de plastificación totalmente diferente en juguetes a todo lo conocido, que hace un producto realmente irrompible”, asegura Fernando Perini, fundador de Rotoys.

La escuela de esquí de Cerro Bayo, es un ejemplo también de la durabilidad de los productos, allí hay una plaza blanda sobre la nieve y también con una alta exposición al sol. “Los productos Rotoys cuentan con filtro UV, pueden estar 50 años abajo de la nieve o del sol que no se van a romper ni a decolorar”, explica Perini de esta manera una de las principales características de los productos: la durabilidad.

 

Los productos Rotoys expuestos a la nieve y al sol

 

Si bien en sus comienzos la empresa se focalizó en un público familiar, supo acompañar la tendencia que marcaban diversos lugares donde no había entretenimiento para niños, como en el caso de restaurantes, centros de esquí, sanatorios y hosterías.

“Fuimos escuchando y fuimos aggiornandonos con las instituciones y sus necesidades, y así ofrecimos productos más grandes, antivandálicos. Nosotros acompañamos esa tendencia, y le dimos una solución a ese mercado, a esa búsqueda; porque en realidad no había algo para complacer en lo que hoy se conocen como plazas blandas, con seguridad, con una estructura de juego que el niño la use todos los días”, explica Perini.

 

La última máquina de rotomoldeo que adquirió Rotoys, única en el país

 

El primer producto que lanzó la empresa hace 20 años atrás, fueron los reconocidos areneros en forma de tortuga: “Entregábamos las tortugas atadas al techo de nuestros autos” recuerda Perini, dando cuenta de los inicios de la empresa que años más tarde lideraría el mercado.

“Empezamos de cero, somos 4 socios, tenemos una estructura pequeña donde trabajamos todos, somos socios con el overol puesto”, detalla con orgullo uno de los fundadores, al mismo tiempo que revela que aún siguen fabricando aquellos primeros productos que los popularizaron en el mercado: “Los primeros productos fueron la tortuga arenera, un mini jeep pequeño y el caballito mecedor, el autito coupé de dos puertas que nunca los variamos; la gente siempre quiere esos modelos”.

Con el correr de los años y atento a la demanda del mercado en la actualidad la línea Rotoys ronda los 50 productos entre mecedores, casas, toboganes, línea rodados desde sin puertas o sin techo, con o sin trailers, camionetas, la última de ellas ganadora del premio al Buen Diseño 2017.

El auge de la empresa inicia en el año 2003, “Desde ese año el crecimiento fue muy sostenido hasta hace dos años que se deprimió mucho el mercado, entonces como nosotros somos un producto Premium porque es un producto en su estructura caro, considerando que se construye con plástico de primera calidad y una hora de fabricación por pieza, entonces se suma todo y hace que el producto sea caro”, afirma Perini y agrega: “por otro lado, nosotros compensamos todo eso con una estructura chica para poder balancear un costo razonable, sino no resistiría”

 

Nuevos productos y nuevos mercados

 

Este año Rotoys presenta un nuevo producto, se trata de un Pupitre. La proyección es presentarlo, en primer lugar, en el menor de sus tamaños y el próximo año lanzar el tamaño intermedio e incluso uno para adultos. De esta manera, la empresa incursiona en nuevos mercados como casas de estudio, escuelas, entre otros.

 

El Pupitre, en el menor de sus tamaños, recientemente lanzado al mercado

 

Sin duda, una empresa que supo encontrar productos que no pierden vigencia, con un público tan genuino como los niños. Reflexionando sobre su trayectoria en el rubro, Perini comenta: “El industrial argentino de juguete es muy especial, lo que lo hace especial es fabricar juguete, supongo… El estar en contacto con niños, la búsqueda del juego, es un gremio especial ya de por si porque está conectado con el placer de jugar. Es un gremio donde hay mucho amor por lo que se hace”.