Estilo y tendencias

Técnicas para aprender a jugar al Blackjack 21

El Blackjack tiene sus orígenes en un antiguo juego de cartas muy popular en Francia y España, que cambia algunas de sus reglas al llegar a Estados Unidos, dando origen a este tradicional pasatiempo. De la misma manera, se le han ido aplicando ciertos cambios a lo largo del tiempo, que lo han convertido en el juego de cartas más conocido del mundo, dado que es fácil de jugar y combina habilidad con azar. Para llegar a ser un excelente jugador, a continuación presentamos algunas técnicas útiles para aprender a jugar Blackjack 21.

 

Acerca del valor de las cartas

FV 790 VERMONT

 

Primero que nada, es elemental saber el valor de cada carta:

  • Ases: 1 u 11 puntos
  • Figuras (J, Q, K): 10 puntos
  • Números del 2 al 10: el valor numérico de la carta

En cuanto al palo (corazón, diamante, pica y trébol), el mismo no influye en el juego del Blackjack actual.

 

Acerca del objetivo del juego

 

El objetivo principal es vencer al croupier (repartidor), lo cual se consigue obteniendo una mano más alta que éste, sin pasarse de 21 -que es la puntuación más alta y se consigue con un As y cualquier otra carta con un valor de 10 puntos-. Es importante tener presente que si nos pasamos de 21, perdemos automáticamente.

 

Acerca del procedimiento

 

  1. Reparto inicial: en primer lugar, los jugadores hacen sus apuestas colocando las fichas delante suyo. Luego, el croupier reparte hacia la izquierda dos cartas a cada jugador y dos a sí mismo, dejando una de las mismas boca abajo y la otra boca arriba. Si la carta que queda a la vista es un As, el croupier ofrecerá a los jugadores hacer otra apuesta, y deberá comprobar cuál es su otra carta; en caso de que sea un 10, la ronda termina automáticamente, dado que sumaría un 21 Blackjack.

 

  1. Acción del jugador: en su turno, cada jugador puede elegir plantarse, pedir, doblar, dividir o rendirse. Si el valor total de la mano del jugador llega a sobrepasar los 21 puntos, el mismo perderá su apuesta.

 

  1. Descubrimiento de la mano del croupier: antes de terminar la ronda, es necesario revelar qué es lo que tiene el croupier; si el valor de su mano es menor a 16, éste debe volver a coger una carta del mazo. En cambio, si con sus dos cartas iniciales suma más de 16, el croupier se planta.

 

  1. Pago de las apuestas: en caso de que el repartidor se pase de puntos, los jugadores que no se hayan pasado, podrán ganar la apuesta; si el croupier no llega a 21, todos los jugadores que hayan tenido una mano mayor a la suya recibirán el pago. De haber un empate, se devuelven las apuestas.

 

Acerca de las acciones del jugador

 

  1. Plantarse: el jugador decide quedarse con las cartas que le tocaron.

 

  1. Pedir: el jugador pide que se le reparta otra carta y se añade a su mano.

 

  1. Doblar: el participante dobla su apuesta inicial y recibe una carta más.

 

  1. Dividir: si al jugador le han tocado un par de cartas de 10 puntos, tiene la posibilidad de doblar su apuesta y separar sus cartas en dos manos independientes. En este caso, cada mano recibirá una segunda carta.

 

  1. Rendirse: por último, si el jugador no ha pedido otra carta previamente, tiene la opción de descartar su mano y conservar la mitad de su apuesta inicial.