Salud | Hantavirus | Salud | región

Hantavirus: ¿cuáles son los síntomas y cómo prevenir contagios?

Los casos de Hantavirus preocupan en esta época y es por eso es necesario recordar cómo evitar a un posible contagio.

El Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus (SCPH) está dando mucho para hablar en países de Sudamérica, con múltiples casos hasta el momento. Este es una zoonosis viral que se transmite por roedores silvestres al ser humano. En Chile es denominado Oligoryzomys longicaudatus (ratón de cola larga), y ya cobró víctimas fatales. Por eso, desde la región patagónica del país se busca concientizar a las personas.

Cabe resaltar que la transmisión de esta enfermedad se da principalmente mediante la inhalación de gases provenientes de las heces, orina y saliva de roedores portadores. Es justamente por eso que el mayor riesgo lo tienen las personas que viven en sectores rurales, como es el caso de vecinos de Villa La Angostura, San Martín de los Andes y cercanías. A continuación, datos a tener en cuenta del Hantavirus.

Así pueden dar dan los contagios

Respirar gotas frescas o secas, o aire contaminado por saliva, orina o excrementos de un roedor que está infectado.

FV 790 VERMONT

Consumir alimentos o agua contaminados con orina, heces o saliva de los mencionados animales.

Contacto directo con excrementos o secreciones de roedores que se encuentren infectados (tocar ratones, vivos o muertos, con las manos descubiertas, por ejemplo).

Tener contacto con cualquier objeto en el que se haya depositado el virus (herramientas, utensilios, muebles, ropa) y, tras eso, acercar la mano a la nariz, ojos o boca.

Mordida de un roedor infectado.

La infección por vía respiratoria se puede dar en sitios cerrados y/o con presencia reciente de roedores que porten el Hantavirus. La transmisión es poco frecuente en lugares abiertos, que estén expuestos al viento y al sol.

Síntomas del hantavirus

La enfermedad está caracterizada por padecer fiebre, escalofríos, dolor de cabeza (cefalea), dolores osteomusculares y síntomas gastrointestinales (náuseas, vómitos y dolor abdominal). La fiebre, que supere los 38.3°C, está mayormente acompañada por dificultad respiratoria sin alguna causa conocida antes.

image.png

¿Cómo evitar los contagios?

Luego de ventilar, rocíe el suelo y superficies con agua y cloro. Limpie y barra.

Mantener el exterior de hogares y libre de maleza y basura.

Ventilar los hogares y mantenerlos ordenados, sin desechos.

Sellar y controlar si existen plagas en hogares y galpones.

Mantener los alimentos y agua fuera del alcance de los roedores, siempre en envases herméticos.

Evitar el ingreso de roedores a las viviendas. Tapar los orificios y cavidades por donde puedan acceder al lugar.

No matar zorros, culebras y lechuzas: protegen de los roedores.

Elegir lugares limpios y libres de matorrales y pastizales.

Si se acampa, usar una carpa con piso, cierre y sin agujeros.

Guardar alimentos en envases resistentes y cerrados. No dejar ollas y utensilios al alcance de los roedores.

Caminar sólo por senderos habilitados. No ingresar a matorrales y pastizales.

No recolectar ni consumir frutos silvestres.

Mantener la basura en recipientes cerrados.

Beber solo agua segura (potable, envasada, hervida o desinfectada).

image.png