Rio negro | Turismo | Río Negro | Las Grutas

Turismo: El Sótano, una playa de Las Grutas que enamora

En plena época de turismo, uno de los lugares recomendados está ubicado en Las Grutas, conocelo en esta nota.

Sin lugar a dudas, Las Grutas es uno de los destinos que más se elige para hacer turismo, especialmente en el verano. Los visitantes quedan encantados con sus playas y los paisajes que regala. Para todas aquellas personas que quieren disfrutar de unos días de arena, sol y mar, El Sótano es un entorno natural único para vivir momentos inolvidables y recomendar.

Los turistas que tienen intenciones de descansar en sitios más agrestes, no cabe duda alguna que pueden optar por visitar El Sótano, que se encuentra a 10 km de la villa turística. Las Grutas en una localidad muy recurrida en la temporada de verano, pero hay que resaltar que no sólo se trata de una sola playa. Tiene lugares mágicos, a los que se llega en pocos minutos.

image.png

El Sótano es un lugar que está rodeado de cavernas naturales, las que son usadas por pescadores en gran parte del año. Como una cuestión distintiva, durante la subida de la marea, dicho lugar forma una especie de piletones y pozones ideales para un chapuzón. Para quienes no conozcan y deseen hacerlo, las imágenes hablan por sí solas. Son piscinas naturales para disfrutar.

FV 790 VERMONT

Una playa ideal para el turismo

Cuando la marea se encuentra baja, la playa antes indicada es ideal para disfrutar de varias horas con los pies en la arena. Son muchos los turistas que aprovechan la situación para probar con un anzuelo desde la costa y descansar con el clima fresco. Sin embargo, algo para destacar es que los caminos en Las Grutas son de ripio. Por esto, se recomienda conducir con cuidado y, en lo posible, contar con vehículos apropiados.

La playa de El Sótano es un espacio costero cercano, a los que se accede en vehículo 4x4, mayormente. Para conocerlos, hay que ir hacia el sur bordeando el agua. Luego de encontrar la Villa de los Pulperos, se debe continuar por una huella hacia Piedras Coloradas. Tras dejar atrás los médanos, son unos 15 kilómetros hasta alcanzar el paraje en el que cada vez hay más turismo.

image.png