Actualidad Villa La Angostura |

Reclaman un lote, que el municipio otorgó a una Junta vecinal y no utiliza, para realizar una huerta comunitaria y cooperativas

“No es la primera vez que solicitamos este lote. Las presentaciones formales de nuestro primer proyecto fueron realizadas en junio del 2018 ante el ejecutivo municipal y el concejo deliberante”, aseguran desde el colectivo en el proyecto presentado al Concejo Deliberante.

“Pese a todo argumento y un proyecto sustancial y concreto, el concejo deliberante pasado opto por entregarle el comodato a la junta vecinal del barrio el Mallín.”

Desde el Colectivo continuaron con sus actividades vecinales con base en El Mallín incluso, multiplicando la ayuda y asistencia a las familias en la crisis que se agudizó tras la pandemia: “Pasado más de un año y medio de la entrega del comodato a la junta vecinal del barrio El Mallín observamos (y podrán observar) que no existe absolutamente ningún trabajo realizado en el lote que se les asigno. Partiendo de los acuerdos y compromisos asumidos e incumplidos, por la junta vecinal, sostenemos que es importante tener presente el articulo Nº2 del Decreto 4029/2018. Promulgación de ordenanza 3439/18. Amparades en ello solicitamos que se avance a dejar sin efecto
el comodato otorgado a la junta vecinal y que este se nos otorgue por el mismo plazo estipulado (diez años)”

FV 790 VERMONT

PROYECTO COMPLETO

PROYECTO DE HUERTA COMUNITARIA Y COOPERATIVAS DE TRABAJO
ORGANIZACIÓN: EL COLECTIVO DEL BARRIO – FPDSCP – MOVIMIENTO DE LOS PUEBLOS.
OBJETIVO GENERAL: Solicitud de terreno-lote para desarrollo de huerta comunitaria y diversos
emprendimientos cooperativos.
UBICACIÓN DEL LOTE SOLICITADO: Calle Paisil y Primeros Pobladores-Ex vivero-Barrio Mallín –
Nomenclatura Catastral: 16-20-064-9912 Lote 16 Manzana N.
GRUPO DESTINATARIO:Integrantes de la Organización “El Colectivo Del Barrio” y comunidad en general
QUIENES SOMOS:
Somos una organización social, política, comunitaria y cultural que lleva más de tres años de actividad
ininterrumpida en el barrio El Mallin, nucleando a más de 80 familias de diversos barrios de Villa La Angostura
(El Mallín, Margaritas, Las Piedritas, Once, Tres Cerros, etc..) que participan de las diferentes construcciones
colectivas.
Somos un espacio abierto, asambleario, horizontal e independiente, que invita a los sectores mas postergados y
vulnerados del pueblo Angosturense a organizarse para juntes mejorar nuestra calidad de vida.
Nuestra labor social, política, económica, cultural y educativa se viene consolidando a través de las diferentes
actividades que llevamos a cabo, teniendo en cuenta que llevamos más cuatro meses de pandemia:
COMEDOR COMUNITARIO EL SEMILLERO: Previo a la pandemia trabajábamos tres veces por semana con
aproximadamente 60 viandas. Desde iniciada la pandemia, hemos trabajado de lunes a lunes superando a la
fecha más de 20mil viandas entregadas. La modificación de nuestras vidas que supuso la pandemia, nos llevó a
reorganizar nuestros grupos fortaleciendo así con diversas áreas este comedor, que se presentó como una
necesidad de primera urgencia en los sectores populares de villa la angostura.
COOPERATIVAS DE TRABAJO:
CONSTRUCCIÓN Y OBRA: Nuclea a más de diez compañeres como cuadrilla de trabajo que en el marco de la
pandemia desarrollo un plan de mejoramientos de viviendas de diverses compañeres y vecines que tienen la
necesidad de una vivienda digna. Esta cooperativa, capacitada en diversos oficios, no solo está interviniendo
desde un trabajo solidario, sino también desde una perspectiva laboral independiente.
COOPERATIVA DE TEXTIL: Este grupo de trabajo ya se venía desarrollando desde tiempo atrás. Hoy cuenta
con dos áreas de trabajo: costura, confección, arreglos y diseños y otra área que trabaja la parte de reciclado,
producción y feria americana/ventas.
COOPERATIVA DE RECICLADO: Uno de los proyectos en desarrollo está trabajando la producción de
briquetas (Las briquetas o bloque sólido combustible son bio-combustibles para generar calor utilizados en
estufas, chimeneas, salamandras, hornos y calderas. Es un producto 100 % ecológico y renovable, catalogado
como bio-energía sólida) y otro trabaja el reciclado plástico para el armado de eco ladrillos, con los cuales ya
vamos armando un bonito banco en la plaza de nuestro barrio El Mallín.
COOPERATIVA DE COMUNICACIÓN: La comunicación comunitaria y popular es uno de los objetivos de este
grupo que también reúne a diverses compañeres. Venimos desarrollando experiencias comunicacionales
graficas (revista La Colectiva) y breves trabajos audiovisuales donde buscamos privilegiar las voces de les que
nunca son escuchades.
COOPERATIVA DE FERIA: Esta cooperativa reúne una serie de compañeres que trabajan en la producción
artesanal de diversos productos, ya sean alimenticios, de tejidos, artesanías, etc. También están articulando con
las redes de productores y consumidores que distribuyen alimentos orgánicos de pequeños productores.
COOPERATIVA DE FOTOCOPIAS: Este proyecto busca dar respuestas a la compleja situación que atraviesan
estudiantes y docentes con el actual formato educativo impuesto desde la pandemia. Numeroses estudiantes
sin conectividad se ven en la obligación de adquirir fotocopias a precios que difícilmente podemos costear con
el impacto general que está teniendo la pandemia en nuestras economías. Además de atender esta necesidad
creciente, se presenta como otra alternativa de trabajo para diverses compañeres.
COOPERATIVA SABORES DE NUESTRA AMÉRICA: Su objetivo es la recaudación de fondos para sostener el
espacio desde una perspectiva que rescate la diversidad cultural y gastronómica de nuestro continente. Así, la
iniciativa desarrolla diversas propuestas que mantiene vivo el trabajo autogestivo y la posibilidad de otro
ingreso a casa.
COOPERATIVA DE HUERTA COMUNITARIA: Desde el inicio de nuestra experiencia fomentamos,
desarrollamos y creamos diversas iniciativas de trabajo con la tierra. Pasamos por diversas modalidades, desde
la rotación por las huertas de nuestres vecines y compañeres a el trabajo en la huerta del hogar de ancianes y
otra en la comunidad Mapuche Paisil Antriao. Cabe destacar que nuestra primera solicitud del lote suponía el
desarrollo de huerta, vivero y otras experiencias de trabajo y educación ligadas a la agroecología, la soberanía
alimentaria y un trabajo intercultural con el pueblo Mapuche y con otros que componen la sangre y la historia
de otros pueblos originarios de nuestra américa, portadores de saberes milenarios y ancestrales en su relación
inescindible con la naturaleza.
OTROS ESPACIOS DE TRABAJO:
WAKOLADAS: es nuestra colectiva feminista que trabaja en todo lo vinculado a la lucha contra el patriarcado y
contra todas las violencias que este genera en nuestra sociedad. La lucha y defensa de los derechos de las
mujeres ha sido fundante de nuestra organización. En lo que va de pandemia y ante la agudización de las
violencias, desde Wakoldas seguimos trabajando ininterrumpidamente, la violencia patriarcal no cesa. El
acompañamiento, asesoramiento y respaldo sororo frente a la sistemática violencia del patriarcado nos
mantiene fortalecidas y organizadas.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS DEL PROYECTO:
 Construcción de una huerta orgánica y comunitaria.
 Desarrollar las cooperativas de trabajo existes y promover otras vinculadas al trabajo con la tierra, el
cuidado y la preservación de la misma y otras que aborden el trabajo de reciclado.
 Trabajo cooperativo con perspectiva de género. Autogestión e independencia económica de las mujeres,
que constituyen el grueso de nuestra organización y de las cooperativas en desarrollo.
 Recuperación de saberes populares.
 Rescate de un espacio abandonado y descuidado.
 Armado de espacio educativo para los talleres y pañol de herramientas.
Pensamos y proyectamos nuestro trabajo en el lote de manera que la huerta comunitaria, el vivero y los talleres
educativos nos permitan profundizar el acercamiento de la comunidad al trabajo con la tierra y al respeto que
ella merece. En clave de fortalecer nuestros trabajos cooperativos y darles mayor desarrollo a las nuevas
iniciativas, vemos la necesidad de poder proyectar nuestro trabajo en el barrio El Mallin, donde vive la mayor
parte de nuestras compañeras cooperativistas. Aspiramos a crecer en desarrollo y producción, incorporando
nuevos grupos de trabajo que posibiliten a nuestras compañeras, una independencia económica que les
permita afrontar la compleja situación laboral en la que viven. Es vital para alcanzar estas expectativas, un
trabajo organizado y con perspectiva de género, ya que somos como organización, un colectivo de mujeres que
busca tener una vida digna.
Otra de las cooperativas de trabajo que venimos desarrollando y que articularían su trabajo con el espacio de
huerta tiene que ver con el trabajo de acopio, clasificación y reciclado. Desde este trabajo, reducimos en un
volumen considerable el tratamiento urbano de los residuos en Villa La Angostura, además de promover una
conciencia ecológica y ambiental. Este trabajo cooperativo ya viene desarrollando eco-ladrillos de botellas de
plástico, con los cuales aspiramos a materializar determinadas estructuras necesarias, como por ejemplo el
invernadero, un pañol de herramientas, las terrazas de cultivo, etc.
Proyectamos un espacio donde confluya lo educativo, lo social-económico, la aplicación en una huerta urbana
de la biodiversidad agrícola, el reciclaje a través del compost, la cultura de la tierra y la posibilidad de abastecer
el propio comedor de algunas verduras frescas; lo cual nos vincula no solo con los recursos naturales y el
patrimonio cultural, natural y nativo, sino que suma a la autogestión de nuestra experiencia. En este sentido
apostamos al rescate de los saberes populares que traen nuestras compañeras/os y a su vez invertimos en
procesos de formación como el que realizamos junto a otras organizaciones y colectivos vinculados al tema en
la Catedra Libre de Soberanía Alimentaria – Tierra y Territorio que se desarrolló (2018/2019) en la
Universidad de San Martin de los Andes.
Todas estas proyecciones necesitan un espacio concreto para poder materializarse, tenemos los grupos de
trabajo compuestos por numerosas compañeras (muchas de ellas madres solteras) y compañeros que
necesitan contar con un espacio de trabajo en el barrio, que de alguna manera alimente sus sueños.
SOBRE EL LOTE SOLICITADO:
No es la primera vez que solicitamos este lote. Las presentaciones formales de nuestro primer proyecto fueron
realizadas en junio del 2018 ante el ejecutivo municipal y el consejo deliberante. Previo a eso realizamos por
más de tres meses talleres participativos con cientos de vecines para darle forma al proyecto. Luego de la
presentación fueron numerosas las instancias donde presentamos diversos materiales que daban cuenta de
nuestro proyecto, del trabajo que había detrás y de quiénes y cómo lo llevaríamos adelante. Pese a todo
argumento y un proyecto sustancial y concreto, el consejo deliberante pasado opto por entregarle el comodato
a la junta vecinal del barrio el Mallín. Algunos puntos a considerar:
 Decreto 4029/2018. Promulgación de ordenanza 3439/18.
Visto: La ordenanza municipal Nº3439/18 “AUTORIZAR AL DEPARTAMENTO EJECUTIVO
MUNICIPAL A FIRMAR CONTRATO DE COMODATO A LA JUNTA VECINAL DEL BARRIO EL MALLIN
POR EL LOTE NC 16-20-64-9912-00” y el expediente Nº 637-SEyFVS-2018, sancionada por el
consejo deliberante en la sesión ordinaria Nº XIX, del 20 de diciembre de 2018 – ACTA 1696 y:
ARTICULO 2°: DISPONGASE un plazo máximo de un (1) año a partir de la firma del Contrato de
Comodato para los avances del lote, transcurrido dicho plazo quedará sin efecto el comodato. –
PRIMERAS CONSIDERACIONES:
 Pasado más de un año y medio de la entrega del comodato a la junta vecinal del barrio El Mallín
observamos (y podrán observar) que no existe absolutamente ningún trabajo realizado en el lote
que se les asigno. Partiendo de los acuerdos y compromisos asumidos e incumplidos, por la junta
vecinal, sostenemos que es importante tener presente el articulo Nº2 del Decreto 4029/2018.
Promulgación de ordenanza 3439/18. Amparades en ello solicitamos que se avance a dejar sin efecto
el comodato otorgado a la junta vecinal y que este se nos otorgue por el mismo plazo estipulado (diez
años).
 Por otro lado, y atentes a que avanza la iniciativa de declarar como de interés municipal el Plan Integral
para el Desarrollo de la Economía Social y Solidaria Villa La Angostura 2020-2030 y que en el artículo 3°
del proyecto se sostiene: “ESTA Declaración es a efecto de alentar este tipo de iniciativas” estamos
convencides de que el desarrollo de nuestra experiencia está estrechamente ligada desde el inicio a la
economía social y popular.
 También sostenemos que en uno de los considerandos de la ORDENANZA N°3439/2018. Dice: “Que
habiendo presentaciones con proyectos fundamentados con fines solidarios por el “Colectivo del
Barrio” que forman parte del expediente, se faculta a la Junta Vecinal a generar los acuerdos
para realizar los consensos pertinentes que permitan el desarrollo de las actividades de interés
barrial y general”. Partiendo de esto hemos convocado a reunión al presidente de la junta vecinal para
trabajar un acuerdo y nunca obtuvimos respuesta, obturando así toda posibilidad de poder trabajar en
el lote. La voluntad política de EL COLECTIVO DEL BARRIO fue siempre manifiesta y rechazada por la
junta vecinal en cada instancia.
 La presente crisis pone sobre la mesa la necesidad imperiosa de que les trabajores de este pueblo
tengan el respaldo estatal para poder desarrollar alternativas laborales que hoy sabemos son claves
para la subsistencia. No podrán omitir el desarrollo cooperativo, autogestivo, de relaciones laborales sin
explotación y de vínculos de respeto y cuidado con nuestra madre tierra que venimos desarrollando.
 La presente solicitud del lote de la Calle Paisil y Primeros Pobladores-Ex vivero-Barrio Mallín –
Nomenclatura Catastral: 16-20-064-9912 Lote 16 Manzana N. no solo es una demanda sentida y
postergada, es una legitima demanda y a su vez una deuda con los sectores que la realizan, ya que no
hemos cesado en nuestros proyectos, sino que los hemos enriquecido. Tuvimos que seguir
desarrollando nuestros trabajos y sueños sin el lote y con el dolor de ser testigos de que allí nunca se
trabajó. Nunca se plantó una flor, nunca se cosecharon frutos, nunca jugaron y se rieron les niñes, nunca
se realizaron talleres educativos y culturales, nunca un trabajador o trabajadora compartió unos mates
con sus compañeros luego de una jornada de trabajo. Nosotres seguimos teniendo el proyecto, pero hoy
más ampliado y enriquecido. Esta vez solicitamos al consejo deliberante que este a la altura para
intervenir en las demandas y necesidades concretas de este pueblo, dando los apoyos necesarios a
quienes peor la estamos pasando pero que, aun así, no cesamos de organizarnos y promover iniciativas
para una vida digna para todes.
ULTIMAS CONSIDERACIONES:
La triple crisis sanitaria, económica y social que estamos atravesando y que incremento aún más la pobreza
y la desigualdad, que ya nos acechaba como consecuencia de las políticas neoliberales, nos obliga a recordar
y a recuperar la Carta Universal de los Derechos Humanos. Carta que fue desarrollada para salvar al mundo
posbélico y que se llevó a cabo mediante la aprobación del “Pacto Internacional de Derechos Económicos,
Sociales y Culturales”, así como el “Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos”, ambos de
obligado cumplimiento para los países que los han ratificado. Argentina fue uno de ellos.
Hace mucho tiempo atrás, un presidente argentino menciono que nuestro país no necesitaba más leyes,
sino el cumplimiento efectivo de las mismas. Ahora bien, al toparnos con este mundo en crisis, surgen
algunas preguntas:
¿Cómo deberían cumplir EFECTIVAMENTE los estados con aquellos derechos?
Dicha respuesta aparece en los textos mismos de esos Convenios que hoy tienen rango constitucional en
nuestro país: los estados deben RESPETAR, es decir, no han de hacer nada que afecte negativamente el
disfrute de un derecho económico, social y cultural por parte de la sociedad. A su vez, deben PROTEGER,
mediante el diseño de políticas y finalmente cuando no alcance con el respeto y la protección, es obligación
de los estados INTERVENIR.
Entonces cuando un estado NO RESPETA, NI PROTEGE, NI INTERVIENE y como en el caso que nos convoca,
lleva a la práctica medidas de austeridad o presenta una ausencia de voluntad política repudiable: ¿ese
estado es un obligado responsable?
Basta con mirar la experiencia histórica para responder esta pregunta, esa que nos ha demostrado con
elocuencia que allí donde no se dan determinadas garantías estatales, la protección de los derechos
fundamentales, es siempre precaria. Sin una acción eficaz de los poderes públicos dirigida a garantizar el
disfrute de los derechos por todos los habitantes, dichos derechos solo serán ejercidos por quienes poseen
los medios materiales para servirse de los mismos, por más que de manera formal y ficticia estén
reconocidos a todos.
De allí la inclusión del Art. 22 de la Constitución de la Provincia de Neuquén, en cuanto a la obligación de la
Provincia de propender al libre desarrollo de la persona, removiendo todo obstáculo que limite de hecho la
igualdad y la libertad de los individuos o que impida la efectiva participación de todos en la vida política,
económica, social y cultural de la comunidad.
Atentamente:
EL COLECTIVO DEL BARRIO