Turismo

Rafting en San Martín de los Andes: 3 opciones imperdibles a menos de 150 km

Un poco de historia

El descenso de ríos o balsismo, mayormente conocido como rafting, tiene sus orígenes en la década de 1950 en los Estados Unidos donde pescadores y exploradores descendian los ríos en balsas. Poco a poco esta actividad fue haciéndose más conocida y empezó a practicarse en Europa, más precisamente en los Alpes franceses.

En nuestro país hay más de 15 opciones para disfrutar a pleno de este deporte que combina emoción, adrenalina y la posibilidad de atravesar paisajes increíbles. En la década del 90 la actividad tuvo mucho auge en la patagonia y poco a poco fue ganando adeptos nacionales e internacionales.

Grados y dificultad

Los rápidos de los ríos son el momento de mayor emoción por lo que es importante conocer cómo está catalogado cada río en función de factores como la peligrosidad, posibilidad de rescate y dificultad de las maniobras.

Grado I

Agua plana en la cual no requiere prácticamente ninguna dificultad el poder salir nadando hacía la orilla

Grado II

Rápidos sencillos con cauces amplios y fácilmente divisables. Ocasionalmente requieren de pocas maniobras para esquivar obstáculos pero se realizan mayormente con acciones controladas. Las olas suelen ser de tamaño medio

Grado III

Rápidos con olas medianas e irregulares que mayormente son difíciles de evitar por lo cual requieren de gran experiencia en el manejo y control de la embarcación así como la coordinación grupal. Es normal transitar por zonas de fuertes remolinos y corrientes potentes

Grado IV

Requieren de un nivel de experiencia previo y un buen estado físico ya que las posibilidades de caer al agua son mayores. Debido a la fuerza de la corriente en este tipo de ríos es fundamental tener conocimientos de rescate en aguas bravas. Son normales las olas de gran tamaño y zonas de rebufo. No es aconsejable para menores.

Grado V

Rápidos muy largos que presentan olas de gran tamaño y una fuerza violenta y en algunos casos impredecibles de la corriente marina. El riesgo de caída al agua y lesión es aquí más elevado por lo que es indispensable poseer un alto nivel de experiencia para nadar y ser rescatado en condiciones adversas.

Acá te contamos 3 opciones para disfrutar del rafting muy cerca de San Martín de los Andes:

Río Hua - Hum. Un río, dos países. (Grado II / III)

El recorrido de esta aventura comienza en el Parque Nacional Lanín, un reducto natural con paisajes que impactan a medida que vamos adentrándonos más en su selva impenetrable.

En el paraje Hua Hum, a 45 km de la ciudad de San Martín de los Andes, es donde nos equipamos y quedamos listos para entrar en acción. El lugar cuenta con restaurante y bar.

Una vez pasada la charla de seguridad a cargo de guías expertos ya estamos listos para empezar a remar. ¡Adrenalina modo on!

Dependiendo la época del año, el río tiene más o menos caudal pero siempre se trata de una actividad segura y que puede realizarse en familia.

El recorrido de unos 8 km aproximados se inicia en Argentina pero termina en el lado chileno por lo que es indispensable llevar documentación para realizar trámites de migraciones.

Río Chimehuin. (Grado II / III)

Partimos por la ruta nacional 234 y llegamos a Junín de los Andes. Luego de una parada para abastecernos de lo necesario y estirar las piernas la excursión sigue hacia el río Chimehuin, en la desembocadura del Río Huechulafquen.

El paisaje está marcado por la cercanía al Volcán Lanín el cúal se complementa con un terreno de estepa patagónica y altas e imponentes montañas.

El trayecto es de unos 10 km y se disfrutan 8 rápidos de grado II Y III, lo que hace ideal la actividad para toda la familia.

Río Aluminé (Grado II a V)

En este río se desarrollan competiciones internacionales de rafting y kayaks, existiendo dos circuitos disponibles:

Circuito Abra ancha

Es la parte más accesible con rápidos fáciles pero que también ofrecen adrenalina para disfrutar en familia. Durante la primavera su dificultad es media alta debido a que el agua del deshielo hace que el río tenga más caudal. Los rápidos que más emoción generan son los conocidos como la corredera y el lavarropas. En el cañadón Curva del Ciprés, el terreno nos regala una hermosa vista a sus imponentes paredones de roca de un lado y los bosquecitos de cipreses que aparecen del otro lado de la orilla. Cada tanto es posible observar también pequeñas playitas de arena blanca.

El recorrido total es de unos 7 km y desde San Martín de los Andes se tarda unas dos horas en llegar al punto de inicio de la excursión.

Circuito Aluminé superior

Sin dudas es la opción más interesante para las personas que ya llevan tiempo practicando este deporte y saben lo que es navegar un río que según las circunstancias, ofrece rápidos de grado IV o V. La época del año para realizar esta actividad se da en los meses de primavera teniendo un recorrido de 15 km.

La actividad se inicia a unos 26 km de Villa Pehuenia y a unos 40 km de Aluminé en el paraje Lonco Luan. Algunos de los rápidos más conocidos son el tobogán, Cheuquellan, El cañadón, Waikiki.

A tener en cuenta

Finalmente, Leandro Savio, de cabañasen.com, un portal de alquiler de cabañas y turismo activo en la Patagonia, nos comenta algunas consideraciones a tener en cuenta a la hora de planear tu viaje a San Martín de Los Andes si lo que buscás es disfrutar de una buena aventura con rafting incluido:

  • Las agencias de viajes locales que organizan esta actividad se encargan íntegramente de todo lo necesario para disfrutar de manera segura: Recogida en tu hotel o cabaña, traslados, clase de seguridad, equipo, seguros de accidente y según la duración, comidas o meriendas.
  • Es un deporte que implica un buen estado físico, ya que si bien no es normal, puede suceder que alguna persona caiga al agua.
  • Dependiendo de la época del año el río puede estar más o menos activo por lo que es imprescindible organizarlo con tiempo para sacar el máximo provecho a nuestros días de vacaciones.