Actualidad Precios | inversión | online

Precios: No caigas víctima del anclaje

En el mercado de capitales el sesgo del anclaje de precios puede ser muy destructivo, ya que lleva a los inversores a tomar decisiones irracionales.

A la hora de invertir hay un gran número de factores que afectan nuestra performance, algunos podemos identificarlos, como eventos económicos o políticos, mientras que otros se esconden en plena vista. El estudio psicológico de las inversiones no es algo nuevo, pero si es un campo poco mencionado, por eso en esta edición quiero hablarles del fenómeno llamado "Anclaje de precios".

A la hora de tomar decisiones, es sabido que las personas tomamos alguna referencia, a partir de la cual se forma nuestra opinión y se guían nuestras acciones. Precisamente de eso se trata el anclaje. En pocas palabras, juega con la tendencia inherente de los compradores a depender en gran medida de una información inicial como guía para sus decisiones posteriores. De esta forma la persona comparara valorará sus otras opciones en relación su ancla y no por su valor en si mismas.

Anclaje en el día a día:

Imagínense que va a comprar una notebook y ve que la misma sale un estimado de 200.000$ luego va a la tienda y la encuentra a 170.000$, rápidamente acepta ese precio y compra la notebook. Al día siguiente ve online que otra tienda la ofrece a 160.000$. ¿Por qué aceptó tan rápidamente la primer oferta? porque su sesgo favoreció ese primer precio, esa primer información, por lo que en comparación 30.000$ menos parecía una gran oportunidad. El problema de este sesgo es que evitó que tenga en cuenta otras posibilidades. Probablemente haya sido víctima de esto en los supermercados (cuando se indica un precio anterior y el nuevo precio en oferta).

Imagen1.jpg
Consejos para no caer en el anclaje de precios

Consejos para no caer en el anclaje de precios

Anclaje en el mercado de capitales:

En el mercado de capitales este sesgo puede ser muy destructivo, ya que lleva a los inversores a tomar decisiones irracionales por haberse anclado su estimación de valor justo al precio de compra y no a los fundamentos detrás de la acción. De esta forma esperan que el precio vuelva al valor original, holdeando inversiones que pueden muy bien ya estar condenas.

Un ejemplo de esto podría ser el siguiente: Imagínese que usted quiere adquirir la acción de “X’s Company”, ingresa en el mercado y la ve cotizando a 100USD. A la semana cuando ya tiene el dinero para invertir ve que la acción subió a 150USD y decide no invertir porque considera que está sobrevalorada (si efectivamente lo está o no, usted no lo sabe). Al mes siguiente ve que la acción cotiza a 50USD y le parece un buen momento para comprarla. Este comportamiento es completamente irracional, ya que si 100USD era un precio justo o no para la acción usted no lo sabe realmente, es simplemente el primer precio que vió y al cual anclo su comportamiento, perdiendo de foco el análisis sobre el verdadero valor de la compañía y no tomando en consideración que quizás la cotización en 50USD es consecuencia de una pobre presentación de resultados de la compañía.

Esto no solo ocurre con precios, también podemos ser víctimas de anclarnos a una información inicial en nuestro día. Por ejemplo, en la apertura de mercado se menciona que el S&P 500 está con un alza muy fuerte de precios, en base a esta información esperamos que continúe ese alza durante el día, ignorando las señales del mercado de que el alza ya estaba disminuyendo.

Causas y como evitarlo:

Este sesgo es causado por la necesidad de las personas de realizar estimaciones. Además, el mercado está lleno de incertidumbre y en estas circunstancias, los inversores trataran de encontrar algo sobre lo cual basar sus decisiones.

  • Identificarlo: Llevar un registro del comportamiento en decisiones pasadas de inversión. Analizar las últimas decisiones de inversión puede resultar muy útil para entender si fueron realmente fundamentadas en un análisis de las acciones o si estuvieron guiadas por las emociones. Para terminar de identificar este sesgo, también se puede rever si se ha tenido en cuenta toda la información y alternativas disponibles.
  • Recuerde ser objetivo y flexible: Por ejemplo, un ancla fijada en función de un objetivo financiero que luego pueda ajustarse ante distintas circunstancias que la afecten.
  • Busque otros puntos de vista: Mire los estados financieros de la empresa que pretende comprar/vender, analice su historia y las proyecciones futuras, también los análisis de expertos tanto a favor como en contra de su postura.

Pilar Molina de @Pilifinanciera.