Turismo Neuquén | pesca | temporada

La magia de la pesca deportiva en Neuquén

Entre truchas y bellos paisajes, el pique en ríos y lagos de la Provincia del Neuquén sigue siendo un gran atractivo para locales y visitantes.

La Provincia del Neuquén atrae con su belleza natural a los aventureros que desean vivir experiencias inolvidables en medio de la majestuosa Patagonia. En medio de la temporada de pesca deportiva, a continuación, se detallan algunos lugares de interés para los amantes de la actividad.

Cabe destacar que la pesca deportiva en Neuquén es una experiencia que conecta con la naturaleza en su estado más puro; a orillas de los ríos cristalinos, rodeado por la imponente vegetación patagónica y con la majestuosa Cordillera de los Andes, formando un escenario ideal para los amantes de esta práctica.

En este contexto, la temporada de pesca deportiva en la provincia del Neuquén va culminando, marcada por la migración de los salmónidos hacia los lugares de desove. Desde fines de febrero hasta mediados de abril, e incluso en ocasiones hasta mayo, los ríos de la región se llenan de ejemplares de gran porte, atrayendo a pescadores de mosca de todo el mundo.

FV 790 VERMONT
web Pesca-960x474.jpg
La magia de la pesca deportiva en Neuquén

La magia de la pesca deportiva en Neuquén

Pesca deportiva en Neuquén: los lugares ideales

Algunos de los principales sitios para esta actividad son el Limay en todo su trayecto y los ríos Collón Cura, Aluminé, Caleufú, Nahueve y Trocoman, donde se busca a los reproductores en los profundos pozones de los ríos. Allí, con cañas potentes y líneas de hundimiento profundo, los pescadores se preparan para un desafío emocionante.

A su vez, en esta época del año, las moscas que imitan a los peces forrajeros son esenciales, ya que los salmónidos persiguen a los cardúmenes de alevines que emergen de los lagos cercanos. Los pescadores, armados con equipos pesados, se enfrentan a un gran desafío para asegurar la captura y realizar la devolución de la trucha con el menor daño posible.

Además, los ríos de Neuquén también ofrecen un calmo paraíso para los apasionados de la pesca fina, donde la sutileza del equipo y la destreza del pescador se entrelazan en armonía. Con líneas finas y moscas pequeñas, estos cursos de agua acogen a aquellos que buscan la emoción de la captura mientras se sumergen en la belleza natural que los rodea.