Negocios Selú |

Selú y su vínculo con el Día de la Madre

En el mes de octubre, desde Selú lanzaron una campaña para celebrar a las madres, quienes escribieron parte de la historia de la marca.

La historia de Selú se remonta a más de 40 años atrás y nace en las manos de Ana, que desde los 15 años cosía en su casa, es decir que los inicios de la marca "está escrita por mujeres, por generaciones de mujeres que trabajan y eligen Selú". Es por ello, que en el mes de octubre desde la compañía lanzaron una campaña para celebrar a mamá.

Bajo el lema "#YoElijoSelú igual que mamá" desde la firma invitaron a reconocidas madres famosas para ser parte de la iniciativa y las invitó a posar con sus hijas. Gloria Carrá y su hija Amelia, Eleonora Wexler y su hija Miranda, Paula Trápani y sus hijas Delfina y Milena posaron juntas para transmitir el amor que sienten una por la otra.

SELÚ25602-Mejorado-NR.jpg
Selú y su vínculo con el Día de la Madre.

Selú y su vínculo con el Día de la Madre.

La historia de Selú está escrita por mujeres, por generaciones de mujeres que trabajan y eligen Selú.

FV 790 VERMONT

La hija trabaja en Selú, como su mamá.

Mamá e hija vienen juntas por su Selú ideal.

La abuela le compra a la nieta.

La hija nos cuenta que conoció Selú por su mamá.

La mamá le lleva un regalo a su hija.

Familia, herencia, generaciones.

Amor total.

Desde Selú expresaron que celebran a las madres todo los días, y que ese vínculo está forjado por abrazos, conexión, aventura, confianza y muchos más.

SELÚ26415-Mejorado-NR.jpg

Los inicios de Selú

Como se mencionó al principio, los inicios de la marca se remontan a más de 40 años atrás, en las manos de Ana, que desde los 15 años cosía en su casa. Al poco tiempo de casarse con Juan Carlos, el matrimonio se instaló en Córdoba y con la venta de algunas joyas de la adolescencia compraron sus primeras máquinas de coser.

Al ver que todo crecía y que la mayoría de los proveedores estaban en Buenos Aires, Ana y Juan Carlos emprendieron el retorno con el objetivo de hacer realidad su sueño. Ella diseñaba y cosía, él cortaba y entregaba los pedidos.

De esta manera, comenzó a crecer el sueño, la familia y sobre todo el emprendimiento familiar. Al tiempo, los hijos, Sergio y Luis se sumaron para hacerse cargo de los Departamentos de Venta y Marketing respectivamente.

Luego de varias temporadas se establece como protagonista en la Zona Sur de Gran Buenos Aires, en Monte Grande. Primero con una fábrica al lado de la casa familiar y luego con la planta actual que emplea a más de 250 personas, en su mayoría mujeres.

Temas