Actualidad mercado | empresas | inversión

Mercado: ¿Qué hace a una inversión especulativa?

En el mercado, toda inversión implica una especulación, pero analicemos de qué se trata la inversión especulativa

Primero veamos de qué estamos hablando. El diccionario nos ofrece tres definiciones:

  • Especular: Hacer suposiciones sobre algo que no se conoce con certeza.
  • Especulación: Idea o pensamiento no fundamentado y formado sin atender a una base real.
  • Especulativo/a: Que se basa en la especulación (idea o pensamiento no fundamentado y carente de una base real).

En cuanto a una inversión la vamos a considerar como toda aquel activo que compramos con el fin de obtener un rendimiento futuro.

Se puede decir que toda inversión implica una especulación, ya que nadie compraría una acción si no espera que el precio suba (salvo aquellos que pretendan ganar con la caída de la acción en lo que se conoce como “shortear” pero no estamos hablando de eso).

Entonces ¿A que se le llama inversiones especulativas? A aquellas que conllevan un gran riesgo de perder dinero, a la vez que ofrecen rendimientos aparentemente altos. Es por eso que muchos lo comparan con apostar, ya que la ganancia puede ser muy alta, pero las pérdidas son muy reales también.

Una acción puede llamarse especulativa, aún si la empresa que representan ha sido sólida y un buen negocio por años, si al día de hoy presenta balances deteriorados y alto riesgo de bancarrota. Esto es porque hoy en día las chances de que el inversor pierda su dinero en esa compañía son mucho más altas de lo usual, sin embargo si las cosas se revierten pudiste haber comprado muy barata una acción que luego valga muchísimo. De nuevo, potenciales grandes pérdidas o beneficios.

image.png
En el mercado, toda inversión implica una especulación

En el mercado, toda inversión implica una especulación

Considere que le ofrecen invertir en dos negocios:

- El primero es uno que opera hace años, con un crecimiento estable y buenas ganancias

- El segundo, recién está operando hace un año y ha perdido plata durante ese tiempo. Pero este segundo negocio está lanzando un producto nuevo y en tendencia que el primero no y la gerencia cree que este producto incrementará sus ventas x10 a la vez que sería rentable en tres años.

El primer caso sería el que buscan los inversores comúnmente. El segundo, es uno en el que la realidad actual y la esperada difieren mucho, por lo que en el medio hay muchos interrogantes y riesgos. Podemos decir que la segunda inversión es de carácter especulativo, ya que es muy difícil tener alguna prueba sólida de que el producto funcionará y tendrá los resultados esperados, traduciéndose en ganancia para el inversor.

Esto es lo que ocurre con muchas startups, se las considera especulativas, ya que en comparación a otras empresas estables del sector, enfrentan muchas incógnitas que pueden resultar perjudiciales para su negocio.

También ocurre con compañías ya más establecidas, pero muy disruptivas o que todavía permanecen en la etapa de crecimiento. Ese es el caso de Tesla, una compañía cuyo precio en el mercado durante mucho tiempo excedió lo que se conoce como “precio justo” (el que debería tener según el estudio de sus balances y proyecciones futuras de ingresos). Esa sobrevaluación las vuelve más especulativas, ya que su precio se aleja de lo que probable (y basado en fundamentos) hacia lo esperable por el público inversor.

Algunos datos que te llamarán la atención:

El P/E forward es un ratio entre el precio (P) de las acciones y las ganancias (E) de la empresa. La versión “forward” utiliza los ingresos previstos para el siguiente año en el cálculo. Este ratio se utiliza para calcular un valor relativo, basado en las ganancias de la empresa. Indicaría cuánto valor le otorga el mercado a las ganancias de una empresa.

Tesla llegó a tener un P/E forward de 74,3x lo que significa que las acciones de la compañía se vendían por 74,3 veces sus ganancias esperadas para el próximo año. Si esto lo comparamos con el promedio del mercado en ese mismo momento nos encontramos que era de 18x y si comparamos con empresas del mismo sector el promedio rondaba los 13x. El mercado valuaba las ganancias futuras estimadas de Tesla muy por encima del promedio de mercado.

El peligro con esto es que se infla tanto el precio basado en las expectativas que luego, por más que la empresa performe bien, probablemente no sea lo suficientemente bueno como para dejar contento al inversor, tirando a la baja los precios de la acción en el mercado. Esto llevado a un sector, puede causar burbujas como la de las .com en el 2000.

Por último, vale aclarar que porque una empresa sea considerada especulativa, no quiere decir que no le vaya a ir bien, Tesla tiene un muy buen producto y probablemente sus fundamentos pronto terminen de alcanzar su valor en el mercado (más a raíz de la caída global de los acciones). Amazon por ejemplo nació durante la euforia de las .com y hoy en día es una de las empresas más sólidas del mercado. Lo que sí es importante, es saber cuando estamos puramente especulando y cuando estamos invirtiendo, ya que los riesgos y recompensas son muy distintos.