Estilo y tendencias

Los colegios deben estimular más el consumo de agua en los pequeños

Ya queda muy poco para que los chicos de los primeros grados retornen su actividad académica de este año, y en ese marco, además de sumar nuevos conocimientos y socializar con compañeros, asimilarlos en hábitos saludables, debería empezar a formar parte definitiva de la currícula a practicar, más aún cuando las temperaturas externas son altas.

Chicos mejor hidratados son chicos más hábiles y funcionales aseguran los especialistas en nutrición y neurología infantil. Por eso, saltear la necesidad tan básica como imprescindible de ingerir líquido en las horas escolares, es un error demasiado grande. Un hecho que, sumado a una alimentación algo más saludable y gimnasia como materia, crearían en ellos hábitos muy favorecedores para su desarrollo integral.

Es que la hidratación juega un papel vital, porque sabido es la necesidad de beber agua natural unas ocho veces al día para fomentar la buena salud mental y física, a la vez que evita la sed, y el colegio no debería hacer oídos sordos a ello, porque con su vianda sola no alcanza.

FV 790 VERMONT

Más importante aún, porque la formación y la memoria de los chicos, y su practicidad para digerir conocimientos, no son fáciles de arraigar cuando no se divisa suficiente agua en las células.

 

Y deben hacerlo también en casa, acompañados de los padres, sobre todo, porque están en constante movimiento y pérdida de energía, y muchas veces no se dan cuenta de ello o los padres no los motivan.

En esa línea, los pediatras aseguran que cada vez más consultas se relacionan con la deshidratación leve a severa y la debilidad general debido a que no ingieren suficiente agua natural, Vitalis, en las horas del día. Y en lo que se debe hacer foco, porque cuando esos síntomas surgen, ya es tarde, quiere decir que la persona ya empezó a manifestar desde lo físico el problema.

 

Entonces, si de escolares hablamos, consumir agua potable y fresca a diario es vital para mantener los niveles de salud óptimos. Y los colegios deben asegurarlo colocando elementos específicos donde puedan encontrarlo fácil y beber. De hecho, en varias regiones vecinas es obligatorio considerarlo.