Actualidad Villa La Angostura |

Logros, necesidades y objetivos en los primeros meses de vida del profesorado docente en Villa La Angostura

Sobre finales de mayo comenzaba a funcionar el anexo del Instituto de Formación Docente Nº3 de San Martín de Los Andes en Villa La Angostura, una deuda histórica de que muchos docentes tengan la posibilidad de formarse en el pueblo. Con los primeros meses de funcionamiento las proyecciones son las mejores, hay logros pero también hay necesidades, necesidades que durante el año que viene podrían ser más urgentes.

Actualmente son 120 alumnos los que asisten al ISFD de Villa la Angostura. La cursada en aulas y sum de la escuela Nº353 fue mejorando con el paso del tiempo, aunque las necesidades siguen latentes. Antes del desdoblamiento de comisiones que se realizó para el segundo cuatrimestre, había multitudinarias clases de más de 150 personas.

“Ahora nos acomodamos un poco mejor, son clases de 60. Pero esas dificultades al principio favoreció a la deserción temprana”, aseguró en diálogo con Diario 7 Lagos Verónica Crespo, Directora del ISDF de Villa La Angostura. La dificultad de espacios y la falta de docentes fueron determinantes en esta cuestión.

FV 790 VERMONT

Sin embargo, en base torno al promedio esperado de deserción, Crespo asegura que los números fueron positivos con menos del 50%. Este es uno de los mayore logros y la base sobre la cual se sostiene la idea de que el instituto crecerá mucho más durante el año que viene.

En ese potencial crecimiento es donde afloran las necesidades. “Ahora funcionamos en el turno vespertina, cuando empiece a crecer el profesorado en otro turno, ahí tendremos dificultades”, adelantó Crespo.

Equipamientos, mobiliaria, recursos informáticos para la parte administrativa, material bibliográfico, biblioteca pedagógica especializada, son algunos de los puntos sobre los que se acentúan las principales necesidades para un correcto funcionamiento.

Los reclamos al Consejo Provincial de Educación están hechos, las promesas sin ser oficiales las tienen, pero falta concretarlo. Aquí también radica el reclamo por la falta de auxiliares.

Según explica la directora en este punto, la colaboración por parte de las alumnas es grande. A esto se le suman auxiliares de otras escuelas ayudar en la limpieza con horas extras.

“La apertura de una institución requiere de condiciones mínimas de funcionamiento que no estaban cubiertas al momento de abrir. Estamos funcionando por la gran calidad de recurso humano que dispone el anexo”, considera Crespo.

Pese a estas dificultades las proyecciones para el futuro son las mejores, con la idea de que cada vez se vayan sumando más estudiantes y a la par de la necesidad de dotar al anexo de todo lo necesario para funcionar mejor.