Actualidad Villa La Angostura |

La experiencia de vida de un artista local trotamundos: “No estudié y agradezco, en Europa descubrí que en las escuelas hay muy poco de lo que me interesa”

De lunes a viernes de 10 a 12hs, Diego Alzamora conduce “Es lo que hay” por Snow Radio 95.9 (www.snowradio959.com), allí encontrás la compañía que necesitas para comenzar el día de la mejor manera: actualidad, entrevistas y buena música. En este caso te presentamos la nota a Guido Ferrari, artista plástico angosturense que relató su experiencia de vida vinculada a su pasión.

Buenos Aires, Estados Unidos, Europa, a Ferrari se lo puede encontrar en diferentes latitudes, siempre acompañado de sus pínceles y el oleo para expresarse. Sueño de un talento sin igual relata sobre la experiencia de volcarse a vivir de lo que quería en ámbito para nada sencillo.

“Cuando estuve en Estados Unidos fue como una prueba de fuego, ahí encontré más que la historia del arte, la historia del mercado. Estuve recorriendo galerías y cuando volví pensé en empezar a vivir de esto”, recuerda el joven de 25 años.

FV 790 VERMONT

En Angostura se lo puede referenciar por estos días con el videoclip que sacó La Lona, una banda local que se juntó después de 10 años. El video es animado y todas las imágenes pertenecen son de su autoría. Un trabajo increíble donde se observa su talento en combinación con la animación digital.

Ferrari contó que no estudio, aunque no se arrepiente para nada con el paso el tiempo. “No estudié y agradezco, en Europa recorrí todo y descubrí que en las escuelas hay muy poco de lo que me interesa”, asegura. Más vinculado a lo “emocional que a lo racional” lo de este joven se fue forjando sobre la experiencia de maestros y la practicidad.

Durante su estadía en Buenos Aires, Ferrari relata que le “faltaba naturaleza”. Su mare le enviaba fotos y con eso canalizaba sobre el oleo. Ese paisajismo característico de su obra lo ha llevado a destacarse como referente de la expresión patagónica.

En la continuidad del diálogo con Snow, el angosturense cuenta sobre un viaje a Europa que se extendió por sietes meses. “Vendía obras y pintaba todo el día. Llegué a pintar más de 70 cuadros. Después de pasar por Dinamarca, Suecia y Noruega tenía que reducir gastos y me compré una bicicleta”, recuerda.

Sobre esta vida que vivió en el viejo continente hace hincapié en la austeridad y recuerdo con gracia como lo veían los ciudadanos de allí. “Le llamaba la atención al europeo verme pintar, alguno se me acercaba y me confundían con un ‘homeless’. Por suerte mucha gente me alojó y me ayudó cuando no tenía más plata”.

Con una convicción firme en lo que pretendía hacer, este trotamundos contó orgulloso sobre su experiencia. Se trata de una historia que inspiradora para aquellos que se vinculan al difícil ámbito artístico.