Actualidad San Martín de los Andes |

La Epet 21 trabaja en un proyecto para construir una planta de biodiesel

La planta utilizará como materia prima el aceite remanente de origen gastronómico y domiciliario, para producir biodiesel. El proyecto, además de generar un ahorro en combustible, serviría para que los alumnos realicen sus prácticas profesionales.

 

El proyecto tiene como objetivo, la construcción de una planta de producción de biodiesel y el reciclado de aceite de frituras que se desechan en establecimientos gastronómicos y domicilios particulares. Profesores y alumnos de la escuela ya iniciaron contactos y gestiones con los centros de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos que dependen de las municipalidades de la zona sur de Neuquén -incluido el equipo de trabajo del GIRSU sanmartinense-.

FV 790 VERMONT

 

En diálogo con el Diario 7 Lagos, Claudia Fresnedo, docente de la EPET 21 e integrante del proyecto, contó que “nuestra escuela tiene la especialidad en Energías Renovables, y uno de los temas de estudio más relevantes es la obtención de energía a partir de la Biomasa”. Luego agregó que “aparte de la cuestión estrictamente curricular y las prácticas profesionales, pensamos en este proyecto porque somos parte de la comunidad y entendemos que una planta de estas características es posible de hacer y que sería de gran beneficio para la localidad”.

 

La docente explicó que ya se interiorizaron en la proyección e implementación de una planta de estas características. Sin ir más lejos, el pasado mes de mayo, realizaron la instalación de una planta de Biodiesel en Aluminé. Actualmente, el producto obtenido, está siendo analizado para verificar su calidad, y se espera que en breve sea utilizado como combustible. Al respecto, Fresnedo mencionó que “esto empezó cuando nos convocaron la municipalidad de Aluminé y Villa Pehuenia para el armado de la planta; a partir de ahí nos acercamos y trabajamos entre docentes, alumnos e integrantes de la Escuela Agrotécnica  de Aluminé”.

 

Por otro lado, y no menos importante, está la cuestión del tratamiento y el destino del aceite. La puesta en marcha de una planta de estas características, permitirá el aprovechamiento de un recurso que se desecha, como el aceite, pero también evitará que su destino sea los cursos de aguas y la consiguiente contaminación. La instalación de la planta que propone la EPET Nº 21, además, tendría un costo aproximado de $500.000, menos de la mitad de lo que saldría si se contratara a una empresa cualquiera para que la instale con llave en mano.

 

En cuanto a la producción, la planta podría llegar a producir 100 litros de Biodiesel por día, y todo ello, con un bajo costo energético. Según plantearon en el proyecto, el producto elaborado podría ser utilizado tranquilamente por la flota de vehículos municipales. Quedaría, no obstante, pensar en la logística de la recolección del aceite, aunque desde el GIRSU local mostraron predisposición, y según las fuentes escolares, y acordaron seguir trabajando en conjunto para implementar este proyecto.