Emprendedores Villa La Angostura |

Kenninger, el emprendimiento de cerveza artesanal angosturense

Surgió hace más de tres años y se ofrece en las principales vinotecas del centro. Comenzaron produciendo 300 litros y hoy en día llegan a los 900. Disponible en botellas de 330 cm3 o tirada, hay variedades por estación, además de las permanentes.

En dialogo con Diario 7 Lagos, Franco recordó los orígenes de Kenninger cuando comenzó a averiguar cómo hacer cerveza artesanal: “Busqué lugares donde comprar las cosas, encontré uno en Buenos Aires, otro en Bariloche, en ese momento no había tantas casas de insumos como ahora”.

“En ese momento yo trabajaba con mi viejo que tiene un bar y había empezado a traer cervezas artesanales, las probábamos, empezamos a aprender del tema, empecé a leer, compramos un equipo chico, de 20 litros, empezábamos a cocinar, cocinábamos todos los domingos y estuvimos como un año haciendo de 10, 15 litros” agregó.

FV 790 VERMONT

Pero fue entonces cuando descubrieron que las recetas eran buenas y ya se podían vender. Con un poco más de esfuerzo compraron un equipo más grande, consiguieron el lugar para mudarse y emprendieron la elaboración de la cerveza en botella, más tarde sumarían la tirada.

En sus orígenes comenzaron con una producción de 300 litros y tres variedades: Golden, IPA y Porter. En la actualidad están en 900 litros que es la expansión que les permite el lugar donde se encuentran por lo que se encuentran en la búsqueda de uno más grande. Además, agregaron variedades con frambuesa y miel junto a cuatro estilos de estación.

En verano ofrecen una belga de manzana y pera; en otoño una de calabaza, canela y jengibre; en invierno una cerveza fuerte maltosa con centeno y en primavera una parecida a la IPA con trigo, avena y aromática.

En la actualidad ofrecen una botella de 330 cm3 además de tener cerveza tirada y una vez por mes realizan una variedad diferente “para probar”. “Ahora hay una belgian blond y una imperial IPA”.

Respecto al nombre, Franco explica que es escandinavo. “Es un tipo de poesía que se hace allá, muy antigua, a mí siempre me gustó la mitología nórdica, así que le puse la onda de la cerveza para ese lado, el logo es Odín, que es el Dios más importante de la mitología nórdica que le decían el dios Kennin porque hablaba con poesía”.

Kenninger puede encontrarse en las vinotecas del centro, en algunas heladerías, chocolaterías que venden objetos regionales y después trabajan con algunos hoteles.