Politica

Juntos por el Cambio propone no prorrogar las concesiones de las hidroeléctricas

Desde Juntos por el Cambio informaron que el diputado Cesar Gass presentó un proyecto de Resolución por el cual se solicita exhortar al Poder Ejecutivo Nacional a no prorrogar las concesiones otorgadas en el año 1993 -mediante Decreto 287/93- de las represas hidroeléctricas de la Región del Comahue volviendo su total administración y ejecución presupuestaria a manos del Estado Nacional automáticamente, una vez finalizadas las mismas.

Según explicaron “Argentina tiene 95 represas hidroeléctricas con distintas modalidades de concesión (multinacional, binacional, nacional y privadas) y las restantes controladas por las jurisdicciones provinciales, de este total, 10 están en el Comahue (Neuquén y Río Negro), entre las que se encuentran: sobre el río Limay Alicurá, Piedra del Águila, Pichi Picún Leufú, El Chocón y Arroyito; y sobre el río Neuquén Planicie Banderita, Portezuelo Grande, Loma de La Lata, El Chañar”.

En sus fundamentos el proyecto señala que: ¨de acuerdo a lo dispuesto en los contratos para concesionar las empresas hidroeléctricas, en el año 2023 comienzan a vencer los mismos, razón por la cual, y de acuerdo a su mismo marco regulatorio, las centrales deben ser revertidas sin cargo al concedente (Estado Nacional). Que los vencimientos de estas importantes concesiones en 2023 ponen en agenda pública la necesidad del desarrollo de un proyecto de recupero de dichas concesiones hidroeléctricas por parte del Estado Nacional.

FV 790 VERMONT

Que el Estado Nacional debe firmar un acuerdo con la Provincia del Neuquén en el que deberá definir e implementar un mecanismo de gestión y administración de los recursos hídricos. Esto se debe a que si bien al vencimiento de los contratos la titularidad revierte al Estado Nacional y no a la Provincia, esta última es titular del recurso (art. 124 segundo párrafo de la Constitución Nacional -disposición que no se encontraba vigente a la fecha de las concesiones aludidas-) y percibe por su explotación una regalía. Además, tiene poder por su jurisdicción sobre los usos no energéticos y la operación de la cuenca hídrica. Que prorrogar las concesiones de las represas hidroeléctricas que vencen en el 2023 a los grupos que las administran actualmente, en su mayoría extranjeros y que por lo tanto sus utilidades -en dólares- se remiten a sus países de origen, implica que ante la escasa generación de dicha divisa por nuestro país, surja la imperiosa necesidad de evitar y detener la salida de esta moneda que se traduce en que los precios de la electricidad que pagamos estén atados a la misma, cuando en nuestra moneda de curso legal serían a priori inferiores. Así, podría ser un caso concreto de la mentada “desdolarización” de la economía¨