Actualidad Villa La Angostura |

Hoteleros y comerciantes con bronca reclaman por la falta de luz y agua: Pedirán que se entierre el tendido eléctrico y se reunirán con el vicegobernador electo

Mediante un fuerte comunicado que apuntó directamente contra la falta de previsión para contener las posibles consecuencias de un temporal de la magnitud del que sucedió el fin de semana por la localidad, ingenieros, arquitectos, inmobiliarios, hoteleros y comerciantes mostraron su malestar por la falta de agua y luz. Aseguran que el resto de la temporada está “medio perdida” y que esta traerá como consecuencia una profunda crisis en Villa La Angostura.

Diario 7 Lagos pudo comunicarse con una alta fuente de la Asociación de Hoteleros y Comerciantes de la localidad previo a que dieran a conocer un comunicado oficial sobre su posición respecto de las dificultades que le toca atravesar al pueblo.

Las acciones más destacadas en lo que refiere a poder trabajar en vistas a lo que viene se centra sobre el pedido formal que se realizará al Ministerio de Turismo de la provincia para que se incluya a la localidad en el soterramiento del tendido eléctrico con el desarrollo del plan quinquenal.

FV 790 VERMONT

A su vez, ya está confirmada una reunión con el vicegobernador electo, Marcos Koopmann, en Villa La Angostura. Allí representantes de diferentes asociaciones locales le manifestarán todos estos reclamos.

“Estamos conteniéndonos entre los hoteleros porque van surgiendo problemas todo el tiempo, uno está sin luz, otro sin agua, y así. No tenemos internet ni teléfono y al no haber no podemos tomar reservas para ahora y para agosto. Llama y la gente eligen otros lugares por la desatención. No tenemos manera de tomar contacto con nuevos clientes. Se evalúa pedir declarar la crisis económica resaltaron desde el núcleo de hoteleros.

De no poder tomar reservas en los próximos días, los hoteleros imaginan un escenario difícil que traería aparejada “una crisis económica similar a la del Volcán”.

Además, en el comunicado oficial, los diferentes sectores firmantes dejaron en evidencia su malestar por la falta de previsión: “La nevada que alcanzó proporciones históricas este fin de semana y que lejos se encuentra de la magnitud de la erupción del Puyehue, deja sin embargo una vez más en evidencia la ausencia total de planificación y ejecución, en definitiva, absoluta ausencia de gestión”, reza textualmente.

 

El comunicado oficial

 

Hace algo más de 1 mes se cumplían 8 años de la explosión del Volcán Puyehue, catástrofe natural que nos golpeó fuerte y que nos obligó a trabajar en conjunto para salir de una coyuntura desastrosa, dejando al descubierto no solo los efectos perjudiciales de la propia erupción, sino todas las falencias de nuestro Pueblo en materia de planificación, proyección, ejecución de obras claves de infraestructura, diseño de estrategias, entre tantas otras.

La nevada que alcanzó proporciones históricas este fin de semana y que lejos se encuentra de la magnitud de la erupción del Puyehue, deja sin embargo una vez más en evidencia la ausencia total de planificación y ejecución, en definitiva, absoluta ausencia de gestión.

Resulta vergonzante que la Villa no pueda recibir una nevada de estas proporciones como lo que debe ser: una auténtica bendición, habida cuenta de que gran parte de la temporada turística invernal depende de la cantidad y calidad de las nevadas (evento totalmente aleatorio).

¿Nuestro pueblo realmente vive del turismo? Si la respuesta es sí, como parecen repetir nuestras autoridades locales sin comprender exactamente a qué se refieren, entonces, no podemos permitirnos permanecer 3 días sin servicios básicos como la electricidad o, peor aún, el agua potable. Máxime frente a eventos ya no previsibles, sino que responden a la mera naturaleza del invierno.

Pareciera ser que todos tenemos en claro que nuestro pueblo contó con presupuesto para realizar el soterramiento del tendido eléctrico. También entendemos que todos conocemos la existencia de un fondo específico para obras de infraestructura. Escuchamos en reiteradas ocasiones a nuestras autoridades mencionar el plan estratégico. Entonces, si el camino se marcó oportunamente ¿a qué responde esta desidia, este desmanejo, esta situación calamitosa de nuestro municipio? ¿Realmente la Villa se merece esta displicencia en la gestión? ¿Es posible que no existan consecuencias por lo que debió hacerse y no se hizo?

Apena, entristece y enoja mucho observar a operarios, voluntarios, trabajadores de distintas reparticiones públicas teniendo que hacer frente a trabajos de máximo riesgo en condiciones peligrosísimas porque nuestros funcionarios no planifican, no tienen la capacidad suficiente para llevar adelante lineamientos básicos de gestión pública, o simplemente –hay que decirlo- no les interesamos.

Estamos divididos, enojados entre nosotros, los vecinos, sorprendentemente sin darnos cuenta que quienes tienen la responsabilidad de llevar adelante las políticas públicas hacen oídos sordos a las demandas de todos los sectores, y parecen no advertir las situaciones límite en todos los aspectos.

Tenemos una gestión municipal calamitosa, que ha dejado degradar cada uno de los estamentos de un municipio con el potencial para ser modelo y punta en más de un aspecto. Que sistemáticamente se ha dedicado a minar y dejar vacíos los espacios de participación y que aún así, pretende continuar gestionando nuestro cada vez más preocupante derrotero.

Entendamos que ocupar los espacios es nuestra responsabilidad, pero también que eso no libera a quienes tienen responsabilidades de gobierno y de gestión de desarrollar sus funciones profesional y responsablemente y en este sentido debemos exigirlo, pues es la única garantía para lograr el pueblo que queremos.