familia |

Berrinches

El berrinche es un proceso de maduración natural, y que también es un aprendizaje para nosotros como familia.

El tema de los “berrinches” suele ser un tanto incómodo para los padres y no saben cómo manejarse. A veces éstas consultas están cargadas de angustia y de miradas ajenas que opinan. Ante todo quiero contarles que es un proceso de maduración natural, y que también es un aprendizaje para nosotros como familia.

Pero ¿qué está pasando? Un “berrinches” o una “pataleta”, es una expresión de enojo y frustración. Como ya sabemos los niños entre el año y los tres años hacen estas manifestaciones emocionales por no tener madurado aún otras herramientas de expresión.

Y ¿por qué no podemos manejarlo o nos ponemos tan incómodos? Porque no hay nada que manejar, se trata de acompañar y abrazar el momento como se pueda. Para la maduración del niño es importante sentirse en un ambiente seguro, es por eso que estos “berrinches” los hacen frecuentemente con personas de su confianza, porque saben que pueden ser libres de expresarse y que nadie les va a hacer daño.

Nos pone incómodos, porque pone a prueba nuestra empatía, nuestra paciencia, las miradas ajenas que juzgan y nuestra historia personal. Muchas familias me cuentan que todos les dicen que su hijo necesita corrección sobre esos “berrinches”, que no es normal que haga tal escándalo. Lamentablemente la crianza respetuosa es una nueva experiencia en las maneras de criar, y no es muy conocida. Por desconocimiento, a veces se juzga a los padres que la utilizan diciendo que dejan que el niño haga sin control.

Y lo que verdaderamente se busca es que el niño sea niño y nosotros adultos acompañemos procesos naturales de maduración.

Me gustaría dejarles algunas herramientas. Pero antes que nada decirles que no es una enfermedad, que es algo normal y evolutivo, y sobre todo que no es adrede.

Entonces, una buena idea es: contener (a veces acercándonos solamente); expresar que comprendemos lo que está pasando (validar emociones del niño) evitar que se lastimen; no gritar o amenazar, sino poner límites claros; y esperar cerca de ellos a que termine.

image.png
Familia: el debate sobre el tema de los berrinches

Familia: el debate sobre el tema de los berrinches

¿Es así de fácil? No, es muy difícil, la crianza o la manera de criar depende de muchos factores. Por ejemplo de nuestra propia infancia, del poco descanso, estrés diario, problemáticas familiares, las miradas ajenas, o el compartir crianza con familiares o amigos con otra mirada suele ser también un desafío.

Pero los invito a pensar un segundo de qué persona les gustaría que esté al lado suyo cuando estamos colapsados, nerviosos o angustiados. Y que tratemos de ser esa persona para ellos.

Recuerden no juzgarse, cada familia hace lo mejor que puede, pero que si no podemos con esta etapa, tampoco estamos solos, a veces un pediatra especialista en crianza respetuosa, psicólogos o puericultoras especializadas en crianza pueden sostenernos. No es eterna pero si una etapa que marca su infancia y nos ayuda a nosotros a aprender herramientas para los próximos desafíos de crianza con ellos.

Les recomiendo leer al Dr. Carlos Gonzalez https://www.youtube.com/watch?v=SSFT2uKkehk

Lali Zurzolo

Duola y Puericultora

Temas