Actualidad Enfermedad | síntomas |

¿Qué es la Cefalea?

La cefalea es un síntoma que hace referencia a cualquier tipo de dolor localizado en la cabeza.

La cefalea o dolor de cabeza constituye uno de los trastornos más frecuentes del sistema nervioso. Aproximadamente la mitad de los adultos ha tenido cefalea durante el último año y es la sexta causa de incapacidad en el mundo. Aunque la mayoría de las cefaleas no son graves, sí hay que consultar al médico cuando su inicio es brusco e intenso, se acompaña de síntomas como pérdida de la fuerza o alteración del lenguaje, visión borrosa, vómitos incoercibles.

La cefalea es un síntoma que hace referencia a cualquier tipo de dolor localizado en la cabeza.

Se clasifican en primarias, que constituyen el 90% de los casos, y secundarias (son consecuencia de otra enfermedad que cursa con cefalea además de otros síntomas).

Dentro de las cefaleas primarias, la TENSIONAL es la más frecuente. Está causada por tensión muscular, habitualmente suele coincidir con periodos de estrés. Se manifiesta como un dolor o presión constante que compromete todo el cráneo. La intensidad del dolor suele ser más leve si se compara con la migraña u otras cefaleas, y es en general más intenso por las tardes. Puede estar presente todo el día y durante varios días.

MIGRAÑA O JAQUECA: episodios repetidos o recurrentes de dolor de cabeza, generalmente intenso, que compromete uno u otro lado de la cabeza, suele ser pulsátil y puede acompañarse de náuseas y vómitos, y un malestar que empeora con la luz (fotofobia), con el ruido (fonofobia) o los olores (osmofobia). El dolor empeora con el ejercicio y mejora con el reposo, puede ser desencadenado por periodos de estrés, alteración en el sueño, la menstruación, el ayuno.

La migraña tiene carácter hereditario. Podemos dividirlas en aquellas con aura (20%), en este caso la cefalea es precedida por síntomas visuales, sensitivos, del lenguaje o motores, y migrañas sin aura.

CEFALEAS TRIGEMINO-AUTONOMICAS: se caracterizan por dolor unilateral localizado en el territorio inervado por el nervio trigémino y síntomas autonómicos ( lagrimeo, ojo rojo, congestión nasal, rinorrea, sudoración facial). Son de corta duración, muy intensas y con varios episodios al día.

Con respecto a las cefaleas secundarias podemos mencionar varias causas: traumatismos, patología vascular cerebral, por consumo o abstinencia de sustancias, infecciones (ej. Sinusitis, meningitis y encefalitis), la ansiedad y la depresión, tumores cerebrales.

Hay varios factores que pueden desencadenar la cefalea.

La herencia, la edad, el estrés, la alimentación ( la migraña ha sido relacionada con el consumo de determinados alimentos como el chocolate, el cacao, los frutos secos, los cítricos, las salchichas, los picantes), el consumo de alcohol, cambios hormonales, falta o exceso de sueño, fármacos (vasodilatadores, nitritos, etc).

Para diagnosticar la cefalea es fundamental la historia clínica, donde definimos las características del dolor, su duración, intensidad, si se acompaña de otros síntomas, si hay situaciones que empeoran el dolor o lo aplacan, el tiempo de evolución, etc.

Contamos con estudios complementarios que se realizan para descartar causas secundarias. Entre ellos se encuentran análisis de laboratorio, Radiografía (solo cuando se sospecha de sinusitis o fracturas), TAC (tomografía axial computada), RMN (resonancia magnética nuclear), punción lumbar, etc.

TRATAMIENTO

Para indicar un tratamiento debemos saber ante que tipo de cefalea estamos, si hay factores desencadenantes como la alteración en el ritmo del sueño, la toma de algún alimento o fármaco y promover hábitos de vida saludables: mantener un horario de sueño regular, hacer ejercicio, evitar el tabaco y el alcohol, evitar la constipación ( el esfuerzo que se realiza para poder evacuar el recto puede generar dolor de cabeza, o empeorarlo si este ya está instalado).

Para la cefalea TENSIONAL se opta por el uso de AINE o paracetamol, las técnicas de relajación también pueden ayudar.

En el caso de la MIGRAÑA es fundamental tratar el dolor lo antes posible. Las crisis leves a moderadas se tratan con AINE (antinflamatorios no esteroides), si no hay respuesta se recurre a los triptanes.

Puede indicarse tratamiento preventivo cuando:

  • Hay tres o más ataques de migraña al mes
  • Si hay consumo de tratamiento sintomático dos o más días por semana
  • Si los ataques son graves sin respuesta adecuada al tratamiento o con contraindicaciones o efectos secundarios al mismo

Como siempre ante la menor duda lo ideal es consultar con su médico de cabecera.

Lucía Lamuedra

Médica generalista

MN 116981

MP 8077