Actualidad Enfermedad | obesidad | síntomas

Enfermedad: Detalles sobre la hipertensión arterial

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica, que habitualmente no provoca síntomas, motivo por el cual se encuentra subdiagnosticada.

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Hablamos de hipertensión, cuando esta fuerza se mantiene elevada de forma sostenida en el tiempo. Constituye el principal factor de riesgo cardiovascular, 1 de cada 3 personas adultas lo padecen. Es una enfermedad crónica, que habitualmente no provoca síntomas, motivo por el cual se encuentra subdiagnosticada.

Para diagnosticarla debemos medir los valores de tensión arterial. Para ello el individuo debe cumplir con algunas indicaciones previas:

-haber estado en reposo (5 a 10 minutos) previo al control

-no haber fumado

-no haber bebido café

Por nuestra parte, debemos contar con un manguito adecuado para la medición, y chequear que el mismo este correctamente colocado. El paciente debe estar sentado, con el brazo a la altura del corazón, sin cruzar las piernas.

Medimos la presión máxima o sistólica, y la mínima o diastólica. Valores de 140/90 mmHg o más corresponden a hipertensión. De acuerdo a los valores hallados podremos clasificar el grado de hipertensión.

Para poder decir que un individuo es hipertenso debemos hallar estos valores en tres oportunidades distintas. Muchas veces sucede que el paciente se pone nervioso en el consultorio (hipertensión de guardapolvo blanco) y por lo tanto los valores de tensión arterial son elevados. Es por eso que le solicitamos que chequee su tensión en casa y lo registre, así tenemos una idea mas concreta de los valores de tensión que maneja habitualmente.

La inmensa mayoría de los casos corresponde a lo que llamamos hipertensión arterial esencial, es decir no hay una causa concreta que la provoque, aunque si varios factores que pueden influir en el endurecimiento precoz de la pared de las arterias. A saber: herencia familiar, sedentarismo, tabaquismo, obesidad, consumo excesivo de alcohol.

Otras causas especificas (mucho menos comunes) son las que provocan la hipertensión arterial secundaria. Entre ellas se encuentran endocrinopatías, enfermedad renal, etc. Nuestro objetivo en el tratamiento de la hipertensión arterial es evitar las complicaciones que esta puede provocar, entre ellas podemos mencionar:

- el accidente cerebrovascular

- el infarto agudo de miocardio

- la insuficiencia cardiaca

- insuficiencia renal

- retinopatía hipertensiva

- arteriopatía

El tratamiento incluye en primera instancia medidas no farmacológicas:

-abandonar el hábito tabáquico

-restringir el consumo de alcohol (una copa de vino diaria)

-disminuir la ingesta de sodio (no exceder los 5 gr por día)

-reducir el sobrepeso

-realizar actividad física de forma habitual

-alimentarse adecuadamente, esto implica disminuir las grasas, aumentar frutas y verduras, disminuir los alimentos ricos en sodio (embutidos, quesos, conservas).

Con respecto al tratamiento farmacológico, contamos con una gran variedad de fármacos. La selección del mismo dependerá de las características de cada paciente en particular.

Nuestro objetivo es lograr una buena adherencia al tratamiento, y por sobre todas las cosas, hacer que el paciente entienda que es imposible lograr niveles adecuados de presión arterial solo tomando medicación!!! Los cambios saludables en el estilo de vida son fundamentales para ello!!!

Lucía Lamuedra

Médica generalista

MN 116981

MP 8077