Regionales

El presidente del EPAS manifestó que la rotura del acueducto requiere una “reparación compleja”

Millán aseveró que los trabajos -que esperan culminar dentro de 48 horas- requieren reencauzar el arroyo Durán a su ubicación original para poder acceder a la cañería. En el área Centro Este y Sur de la ciudad los barrios más afectados por esta situación son Belgrano, Villa María, Mariano Moreno, Río Grande, Villa Farrell, Santa Genoveva, Nuevo y Confluencia.

El presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Mauro Millán, manifestó hoy que son complejos los trabajos para reparar la rotura del acueducto Sistema Río Grande. Señaló que esperan poder culminar los trabajos dentro de 48 horas debido a que las labores requieren reencauzar el arroyo Durán al cauce original para poder acceder a la cañería.

“La complejidad de la reparación no es convencional”, explicó Millán y especificó que “la máquina que dañó la cañería la realizó luego de desviar el arroyo. Debemos esperar que el terreno esté apto hasta poder acceder a la cañería. Esperamos descubrir la rotura, ya que el arroyo pasa por arriba y hay que reencauzarlo”. El problema ocasionado por el incidente abarca, en el área Centro Este de la ciudad, a los barrios Belgrano, Villa María, Mariano Moreno, Río Grande, Villa Farrell, Santa Genoveva, Nuevo y Confluencia.

FV 790 VERMONT

Acerca del origen del problema, el presidente del EPAS explicó que el incidente se ocasionó en horas de la madrugada por las tareas que se realiza, a través de la subsecretaría de Recursos Hídricos y la Upefe, en la denominada “Reactivación y Sistematización del Arroyo Durán”. “En un desvío que había que hacer del cauce natural del arroyo para poder intervenir y hacer un revestimiento de impermeabilización de este cauce, en esa tarea de bypass pasaron por arriba del acueducto y lamentablemente se ha sufrido este daño producido de manera totalmente involuntaria”, dijo.

El funcionario destacó la importancia del acueducto roto debido a que “suministra agua potable al Centro y Centro Este de la ciudad. “La cañería –explicó- es de acero fundido de un diámetro de 630 milímetros y abastece desde el río Limay hasta la cisterna de Santa Genoveva y UNCo, por lo cual todos los barrios que son servidos por estos reservorios se están viendo afectados en mayor y menor medida, algunos con baja presión de agua y otros con falta total del suministro. La cisterna de la UNCo recibe agua a través del lago Mari Menuco, obra realizada en 2014, un nexo de vinculación entre la cisterna de Alta Barda que recibe agua desde ese lago hacia el tanque de la UNCo”.

El presidente del EPAS evaluó que “la cisterna aún tiene reserva y los barrios que están más al Norte de esta franja del Centro Oeste de la ciudad todavía mantienen presión de agua. No obstante, los que se encuentran hacia el Sur, tienen corte total del suministro, porque el acueducto viene derivando agua del sistema. Hay que reencauzar el arroyo Durán al cauce original y poder tener acceso a la cañería. Es una reparación compleja, que esperamos poder culminar dentro de las 48 horas”.

Millán manifestó que “la rotura en calle Olascoaga y Lanín es una colectora cloacal de hormigón de mil milímetros de diámetro. Es parte de la cañería que se tiene pautado recambiar. El proyecto está presentado en el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa), estamos esperando el financiamiento. La idea es cambiar 3 mil metros de esta cañería que tiene cierta edad y ya ha presentado roturas en otros momentos”.

“Esperamos –dijo- realizar la reparación que es menos compleja que la rotura del acueducto Río Grande. También va a demandar algunos días, porque está a gran profundidad. Es una colectora que llega por gravedad hasta la planta de Tronador, y sufrió esta rotura por el tránsito pesado que circula por la zona y además por la edad de la cañería. Ayer comenzamos las reparaciones, la idea es descubrir todo el tramo dañado y acceder a la cañería”.

Millán evaluó que “lo importante en la reparación de la colectora cloacal es que no ha producido aguas arriba desbordes de líquidos cloacales. Los líquidos están circulando por la cañería aun así averiada, están llegando a Tronador para su correspondiente tratamiento. Estamos sacando los escombros que hayan caído de la misma cañería y de la tapada del terreno, y poder acceder para reemplazar el caño de hormigón y colocar uno nuevo de PRFV, realizar la correspondiente reparación y luego hacer la tapada y dejar todo en condiciones”.

“Se está trabajando de forma coordinada con Defensa Civil, en el acueducto de agua potable y a través del EPAS estamos aportando camiones cisterna propios y contratados, de 9 mil y 25 mil litros para poder asistir a los centros de salud y barrios que se encuentren con corte total del suministro y poder dejar los camiones en lugares estratégicos para que la población pueda tener acceso a este vital servicio”, finalizó Millán.