Estilo y tendencias Bariloche | San Martín de los Andes | Villa La Angostura

El “Microondas que enfría”, la nueva tecnología que ya es furor

Cinco estudiantes argentinos crearon lo que expertos, medios de comunicación y clientes definieron como «una genialidad». Un microondas. Pero no cualquier microondas.

Se trata de Luciano Cismondi, Santiago Schmidt, Nicolás Kölliker Frers y Pablo Esteban Di Lorenzo: cinco estudiantes que formaron la empresa denominada Chill it (enfríalo en ingles).

Los jóvenes crearon una máquina capaz de enfriar bebidas a gran velocidad: esta especie de microondas a la inversa promete pasar de una lata de cerveza a temperatura ambiente a una a 3º… en solo 30 segundos.

FV 790 VERMONT

«El trabajo comenzó con un modelo matemático, desarrollamos la física de cómo se va enfriando el líquido y llegamos a lo que podríamos llamar un algoritmo mágico. El gran salto fue cuando logramos abstraer ese modelo y llevarlo a una red neuronal», dijo Cismondi.

Y amplió: «Hoy la máquina tiene incorporado una red neuronal que entiende, en función de la característica de la bebida que se ingresa, cuál es el mejor proceso para enfriarlo en el menor tiempo posible. Lo que queremos plantear es un cambio de paradigma. Convencer a las empresas que se puedan tener todo su stock caliente y enfriarlo en 30 segundos mientras el cliente paga».

EL METODO.

El método no fue revelado por sus creadores aunque algo apuntaron.

«Usamos meramente electricidad pero no puedo especificar cómo es que funciona la máquina porque podríamos perder nuestras patentes, que al fin de cuentas es el único diferencial que tenemos contra cualquiera que quiera copiarnos. En parte es electrónica, una red neuronal artificial, y en parte es física. De esta última es de la que no se puede hablar. Pero es la red neuronal la que aprende continuamente a usar de mejor manera el proceso lo que conlleva a que el enfriamiento sea cada vez mejor, cada vez más rápido y además con cada vez menos uso de energía que es lo más importante», acotó el creador.

 

Fuente: La Arena