Actualidad Villa La Angostura |

El dramático relato del operario que fue rescatado en la obra de circunvalación: “No quiero que todo quede en el aire”

Ariel Alberto Garcia Matta, conocido como Flaqui, sufrió la semana pasada un accidente que marcó sus días para siempre: mientras se encontraba trabajando en las obras de la nueva Circunvalación que formará parte de la Ruta Nacional 40, quedó atrapado bajo una montaña de tierra por el cese del terraplén mientras se encontraba en una de las alcantarillas a la altura del barrio Epulafquen.

En diálogo con Diario 7 Lagos, Ariel, quien vive en la Villa La Angostura desde 1995 y es oriundo de Bariloche, realizó un profundo relato acerca de las horas de miedo que vivió aquella jornada, mientras que recordó todos los hechos que antecedieron al accidente, el dramático rescate, y el acompañamiento posterior de su familia, amigos, vecinos, bomberos y el Hospital local.

“Ese día mi capataz, José Ayala, me había asignado el trabajo. El día anterior había ido a buscar una alcantarilla para que se le haga con cojinete de hormigón, y fuimos con una retroexcavadora chica a hacer la excavación como un trabajo preliminar. El jueves ya había quedado hecho el agujero allí con la maquina chica, se necesitaba que sea más amplio”, aseguró Matta.

FV 790 VERMONT

El operario contó que el jueves por la mañana, el día del fatal suceso, llegó al lugar la armadura de fierro con la que se calculaba hacer el corte en la alcantarilla para empezar a hacer el encofrado en ese lugar. El objetivo era para lograr el mencionado cojinete que logra que los cordones cuneta decanten el agua allí.

Ariel en la obra, días previos al accidente que casi le cuesta la vida

 “Yo me tenía que meter a ese pozo para empezar. Ya me habían traído la amoladora que la había pedido y tenía el grupo electrógeno. En el sector se encontraban algunos compañeros de otras cuadrillas, yo en realidad fui asignado solo porque se me estaba buscando un compañero mientras tanto”, agregó Ariel, quien también sumó que en la zona en ese momento había otras cuadrillas de otros sectores, mientras que el pertenecía al equipo de Hormigón.

“Teníamos una máquina limitada para hacer el trabajo al borde de esa barranca, pero para abrir más cantidad debían contactarse los capataces con otras cuadrillas. Ahora vi que lo han hecho”, señaló el operario a este medio. El vecino angosturense prodeció a realizar el trabajo luego de que le llevaran la armadura de fierro para calcular el corte en la alcantarilla.

Ahí fue cuando todo cambió. “la avalancha se precipitó por una camionada de piedras que se descargó desde la zona más alta, eso hizo vibrar la tierra, me sorprendió la avalancha y me dejó totalmente tapado”, relató en su recuerdo Ariel. “Gracias a Dios que estaba el chofer de la empresa, quien lleva y trae el personal hacia la ruta, Don Peña”, aclaró.

El dramático rescate y los minutos de tensión vividos

Fue justamente Don Peña quien “divisó el suceso” y dio aviso a otro maquinista que se encontraba en la zona, Ulises, según recuerda Matta. “Yo doy gracias a Dios por muchas cosas”, reitera, y añade que también el encargado de la plataforma, Murer, se encontraba en las inmediaciones. Entre ellos tres comenzaron el rescate.

“Cuando me aplastó la avalancha, me empujó contra la alcantarilla y contra la armadura de fierro que estaba arriba de la alcantarilla, porque yo le estaba haciendo un arreglo, atándola, eso me provocó el corte en la cara y a la vez me dejó al borde de la alcantarilla donde yo pude tomar aire, pero la tierra me tapó”, aseguró el operario.

Fue ahí “cuando ellos empezaron con sus manos a buscarme la cabeza y liberarla” –en palabras de Ariel- para que pueda respirar. Luego llegó el equipo de Bomberos local, con Raúl Tierno, segundo jefe de Cuartel a la cabeza, y tres voluntarios: Jara, Coyueque y Retamal.

Su agradecimiento eterno al equipo de Bomberos, salud y compañeros

“Yo estaba consciente de la situación. Ellos se hicieron cargo de terminar de rescatar mi cuerpo, mis compañeros ya me habían descubierto un poco. Ellos siguieron la excavación mientras se seguía derrumbando la tierra. El equipo de ambulancia colocó tablas y también el balde de la retroexcavadora en forma de escudo para que pudiera seguir el rescate y no se nos venga tierra encima”, aseveró Ariel.

Y continúa: “Estoy eternamente agradecido con el equipo de Bomberos, el hospital y quienes colaboraron en mi rescate. Cuando me descubren, me pusieron una correa por debajo de las axilas y acomodaron la camilla lo más arriba posible. Me avisaron que me iba a doler y yo les decía que no importaba. Así me subieron a la ambulancia”

Los doctores debieron cortar su ropa. Ariel presentaba hematomas, cortaduras, y estaba totalmente cubierto de tierra. Por medio de placas, le detectaron quebraduras en el tobillo y clavícula, así como también se le practicaron curaciones en el pómulo y a la altura del cuello realizándole dos puntos.

El operario explicó a Diario 7 Lagos que pasó la noche en el hospital local y luego volvió a su casa por sus propios medios. “Lo único que me importa es mi familia, yo hago todo por ellos”, definió con firmeza.

Y cerró: “Lo único que me interesa es contarlo y que se haga público, todo lo que yo viví. No quiero que todo quede en el aire. Que quede documentado”.