3destacadas | San Martín de los Andes |

Dolor en San Martín por la muerte de “Clemen”, la enfermera más querida

San Martín de los Andes atraviesa la segunda ola de contagio de coronavirus con mucha incertidumbre sobre lo que puede llegar a suceder en las próximas semanas. En estos días la comunidad sanitaria recibió un fuerte impacto al confirmarse la muerte de Clementina Cayún, una de las enfermeras más recordadas en el Hospital Ramón Carrillo. Murió por covid.

“Se nos fue una de las nuestras, nos dejó una de las enfermeras más queridas del Hospital, porque con su andar tranquilo, sus formas pausadas, siempre estuvo al lado de los que más lo necesitaban y ayudando a muchos enfermeros y enfermeras que hoy peinan canas”, expresaron desde el Hospital al confirmar la muerte de la enfermera que tenía 63 años.

Después de toda una vida dedicada a la salud y al cuidado de los sanmartinenses con una labor intachable en el hospital Ramón Carrillo, en estos años Clementina se proponía poder disfrutar de su jubilación y comenzar a vivir desde otra perspectiva. El virus dejó trunco todos esos sueños de poder disfrutar la vida desde otra perspectiva.

FV 790 VERMONT

Mónica Fernández es otra de las enfermeras históricas del hospital y durante muchos años trabajó a la par de ella. Le cuenta a Diario 7 Lagos que Clementina “fue una maestra”, una maestra que trascendió generaciones y que supo tener contacto con las nuevas camadas de profesionales.

“Clementina fue mi maestra, yo y otro grupo de enfermera comenzamos muy jóvenes a trabajar, yo solo tenía 20 años cuando arranqué. Fue las que nos enseñó muchas cosas a partir de su experiencia. Fue una de las primeras enfermeras del hospital, le dedicó toda una vida a la salud”, expresó con emoción Fernández.

Fernández describe que Clementina como una persona muy reservada pero con una gran sabiduría que la hacía “una excelente profesional”. Ese conocimiento lo supo transmitir a sus compañeras y de esa manera pudo formar a quiénes iniciaban su camino en la enfermería.

Mónica al igual que muchos trabajadores del hospital sienten bien de cerca esta pérdida: “Yo estuve en guardias eternas, éramos solo tres para cubrir todo el hospital, eran otros tiempos. A mi se fue una gran compañera, una amiga de la vida”.

Clementina pasó los últimos días peleando por su vida en el Hospital Ramón Carrillo. Fernández y el grupo de amigas que supo formarse con el paso de los años lamentaron no haber podido acompañarlo de forma presencial como hubiesen deseado, aunque la llevan en el mejor recuerdo dentro de sus corazones.

El hospital lamenta la pérdida de una profesional “que era querida por todos sus compañeros”.