Actualidad Bariloche | San Martín de los Andes | Villa La Angostura

Día del Sueño: Señalan que dormir bien es un factor determinante para mejorar la calidad de vida

Este viernes se celebra el Día Internacional del Sueño, es un evento anual organizado por la Comisión del Día Mundial del Sueño de la Asociación Mundial de Medicina del Sueño desde 2008. Desde la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) aseguran que se trata de una buena oportunidad para poder generan conciencia en la ciudadanía respecto de la importancia de tener un buen descanso para rendir mejor durante el día y evitar enfermedades.

En diálogo con Diario 7 Lagos, Daniela Visentini, Neumonóloga jefa de unidad de trastornos respiratorios de suelo del hospital Centragolo (MP444949), explica que es fundamental poder conciliar un buen sueño nocturno ya que “es un momento en el que tenemos que preparar el organismo para el día siguiente”.

“La idea de este día es poder concientizar que el sueño es un pilar fundamental en la salud, muchas veces priorizamos la alimentación o la actividad física y dejamos de lado este aspecto con la vieja idea de que uno es mas eficiente mas horas y no dando el lugar necesario al descanso”, sostiene Visentini.

FV 790 VERMONT

Desde la AAMR explican que el sueño es el sustento de nuestro bienestar y sumamente necesario para que podamos repararnos completamente, ser productivos, creativos y conectarnos con nosotros mismos y otros durante el transcurso del día. El sueño sano es uno de los pilares de la buena salud, además la mayoría de los trastornos del sueño son prevenibles o tratables, sin embargo, son pocos los pacientes que buscan ayuda profesional.

Ciertas afecciones, como el Síndrome de Apneas e Hipopneas Obstructivas del Sueño (SAHOS), alteran estos factores con la aparición de episodios repetitivos de dificultad al paso del aire durante el sueño como consecuencia del esfuerzo que se debe realizar para reabrir una vía aérea que se obstruye, provocando disminución del oxígeno en sangre, ronquidos, ahogos y despertares nocturnos. Esto da lugar a un descanso no reparador, tendencia a dormirse durante el día y aumento del riesgo de afectaciones cardiacas, neurológicas, metabólicas y cognitivas que traen como consecuencia el deterioro en la calidad de vida.

“Lo que se ve es problemas neurológicos y mal rendimiento ante la exigencia laboral. Una persona mal descansada no rinde, tiene fática crónica e incluso puede estar expuesto a mayor riesgo de accidentes laborales producto la falta de descanso”, agrega Visentini.

Pero además, la profesional explica que esto afecta a niños y adolescentes donde hay cada vez más evidencia científica de que el rendimiento escolar está influenciado por los hábitos de sueño y por el ciclo de sueño de esa etapa etaria.

Los profesionales de la AAMR advierten que las personas que durante el sueño emiten ronquidos y hacen pausas frecuentes deben consultar a la brevedad con su neumonólogo a fin de descartar esta patología frecuente y que cuenta con un tratamiento efectivo. Las consecuencias que genera su falta de diagnóstico y tratamiento impactan notablemente deteriorando la calidad de vida.

¿Cómo puedo mejorar el descanso?

  • Establecer una rutina. Acostarse y levantarse siempre a la misma hora, incluyendo fines de semana y vacaciones.
  • Cenar dos horas antes de irse a dormir y evitar ingestas abundantes.
  • No tomar líquidos en exceso al final de la tarde y por la noche.
  • Evitar tomar bebidas que contengan cafeína (bebidas “cola”, energizantes, mate y café) a partir de la tarde, sus efectos estimulantes demoran varias horas en desaparecer.
  • El consumo de alcohol en la noche puede afectarle la calidad de sueño.
  • Incorporar la actividad física a la rutina diaria. Sin embargo, evitar el exceso de actividad 4 horas antes de irse a dormir.
  • Relajarse antes de ir a dormir, tomar un baño caliente o realizar ejercicios de relajación, debería formar parte de la ritual antes de acostarse.
  • Crear una habitación ideal para dormir. Esto significa una habitación fresca, oscura y en silencio.
  • Evitar el uso prolongado de pantallas que emiten luz (TV, PC, notebook, tablet, celular, etc.) justo antes de irse a dormir.