Actualidad

Cuáles son los tipos de cultivo que más se cosecharon en 2023 en Argentina

Uno de los principales motores económicos de nuestro país es el campo, un sector que, en lugar de ser visto como el caballo que tira del carro, parece ser la vaca a la que todos quieren ordeñar.

A pesar de las múltiples políticas que solo buscan perjudicarlo, los productores se las ingenian para seguir invirtiendo y acercar todos sus productos a las mesas de los argentinos.

Como bien indicaron las noticias del agro, las recientes sequías impactaron fuertemente en muchos tipos de cultivos, haciendo que el sector padezca drásticas caídas en sus ganancias que dificultan las posibilidades de reinversión.

FV 790 VERMONT

Si quieres saber qué tipos de cultivos vienen siendo los más cosechados del año, acá te hablaremos sobre el trigo, la soja, el maíz y el girasol.

Trigo

Las primeras estimaciones para la cosecha argentina de trigo indican que se producirán poco más de 16 millones de toneladas, recuperándose en casi un 40% con respecto a la anterior. No obstante, sigue siendo la segunda menor producción en los últimos 8 años.

Cuando el panorama se preveía oscuro, las lluvias de la segunda mitad de mayo llegaron para salvar la siembra triguera y pasar de una abrupta caída entre campañas a una baja de apenas el 5%. Si bien es bastante, es mucho menor de lo que podría haber sido.

En términos productivos, estas 16.2 millones de toneladas representan una recuperación del 40% a nivel país tras la pésima cosecha del año pasado. Igualmente, no deja de ser la segunda menor producción en casi 10 años.

Por qué es importante el trigo en nuestro país

Argentina está entre los más grandes productores y exportadores de trigo a nivel mundial, con condiciones climáticas y de suelo que hacen ideal su cultivo. Gracias a nuestras ventajas comparativas, las exportaciones suponen importantísimos ingresos para la economía y contribuyen a incrementar la balanza comercial.

A su vez, la producción de este tipo de alimento implica una cadena de valor que incluye muchas actividades productivas, como la siembra, cosecha, transporte, procesamiento y posterior comercialización. Sumado a eso, hay un total impacto en la industria alimentaria, porque sin el trigo local serían más caros varios alimentos, como el pan, galletas, pastas, etc.

Soja

La cosecha de soja suele ser el evento económico más importante del año, pero las noticias del agro indican que, lamentablemente, el fracaso fue notorio por culpa de la histórica sequía que afectó a gran parte del campo, tanto el año pasado como este. Por eso, la recolección de los últimos lotes indica una producción de 21M de toneladas, el volumen más bajo en más de 20 años.

La producción de la campaña 22/23 registró una caída de más del 50% con respecto al ciclo anterior, dejando una merma interanual de más de 22M de toneladas, según lo expresado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). Al mismo tiempo, ha sido la peor desde que dicha entidad comenzó sus registros (año 2000). Los rindes cayeron un 45%, con los peores niveles de la última década.

Especialistas de la BCBA indicaron que la sequía y las altas temperaturas registradas durante la mayoría del ciclo de cultivo dieron como resultado pérdidas significativas de área cosechada, sobre todo en la soja de segunda.

Por qué es importante la soja en nuestro país

Al igual que sucede con el trigo, Argentina está entre los principales productores/exportadores de soja en todo el mundo, siendo protagonista en el mercado internacional de granos y aceites vegetales. La exportación de todos los productos relacionados con la soja, como la soja en grano, aceite y harina, es una fuente de divisas clave en nuestro país.

Maíz

Aunque las proyecciones previas a la sequía indicaban que la cosecharía podía llegar a aumentar casi el 50% con respecto al ciclo pasado, lo cierto es que nada de eso sucedió, y, por el contrario, cayó su producción, al igual que ocurrió con buena parte de esta clase de alimentos.

De esta manera, estiman una producción que ronde las 32 millones de toneladas, lo que significaría un 46% menos que la campaña anterior. Además de estos datos, que no se veían desde el 2012/13, también se cree que mermarán los rindes de maíz.

Un informe del Consejo Agroindustrial remarcó que las principales caídas en ventas al exterior de esta primera mitad del año se dieron en el trigo (-82,3%), maíz (-35,2%), soja (-27,3%) y cebada (-22,9%).

Por qué es importante el maíz en nuestro país

La producción de maíz es un integrante esencial en la rotación de cultivos, junto a la soja y el trigo. Esta es una práctica que ayuda a mantener saludable el suelo, reducir la aparición de plagas y mejorar la sostenibilidad productiva. Además del rol clave en la generación de ingresos y divisas para el país, el maíz es esencial tanto en la alimentación del pueblo argentino como de los animales que luego llegan a la mesa de los consumidores locales.

Girasol

Contrario a lo ocurrido con el trigo, la soja y el maíz, el girasol mostró una importante solidez frente a la sequía que asestó los cultivos. De esta manera, la cosecha alcanzó las casi 4 millones de toneladas, lo que supuso un aumento del 15% con respecto a la campaña pasada. Son las mejores cifras de los últimos 13 años.

De los cultivos principales, el de girasol es el único que terminó con un saldo positivo, reflejando a la perfección su alta tolerancia ante situaciones de estrés hídrico. Antes de la sequía se proyectaban 3.9 millones de toneladas, y fue justo lo que ocurrió.

Por qué es importante el girasol en nuestro país

La producción de aceite de girasol y derivados supone una interesante fuente de ingresos y divisas para nuestro país. Además de los usos industriales, energéticos e importancia en la rotación de cultivos, el girasol es uno de los pilares en la alimentación local y la preparación de los alimentos.

Cuando se cosecha girasol, se garantiza la estabilidad en el precio de los aceites comestibles que llegan al mercado interno a precios razonables para los consumidores.