Sociedad | COVID-19 | Argentina | coronavirus

COVID-19: se encienden las alarmas por la suba de contagios

Los números son negativos nuevamente en cuanto al COVID-19 en Argentina, alertando a todos una vez más.

No son buenas las noticias sobre el COVID-19 en Argentina, teniendo en cuenta que el último reporte semanal emitido por el Ministerio de Salud de la Nación fue aún peor que la semana anterior. Siendo de esa forma, notificaron una nueva suba en los casos de coronavirus en el país. De 2.206 desde el 13 al 20 de noviembre, ahora fueron 3.323 entre el 20 y el 27, lo que refleja una suba de 50,63%. Los fallecidos habían sido seis, mientras que ocho perdieron la vida en estos días.

Más allá que el número de casos es extremadamente menor a los que se daban en los peores momentos de la pandemia en el país, de todas formas se encendieron las alarmas de las autoridades sanitarias en Argentina. Eso, teniendo en cuenta el incremento de los nuevos contagios en siete días, siendo más del 50%. De todas formas, no está demás expresar que los expertos no anticipan una nueva ola de contagios.

Pensando en lo que se vivió en diciembre de 2021, momento en el que la variante Ómicron se propagó rápidamente a nivel global y dejó cientos de miles de casos en cada país y decenas de muertos, habría tranquilidad. No obstante, en casi tres años de pandemia, la circulación del SARS-CoV-2 y su constante evolución continúa dejando mucho para debatir, estudiar y analizar.

El COVID-19 no se detiene

En las últimas horas, el médico infectólogo Ricardo Teijeiro (MN 58065) dialogó con Infobae y resolvió que la razón del aumento actual es que el virus sigue circulando y en el mundo se están registrando picos, los que lógicamente no tienen la misma magnitud que las olas anteriores. Además, dictó que hace 15 ó 20 días había de 250 a 300 casos por día y luego se pasó a tener 500 diarios, aunque se llegó a los 150.000 contagios cada 24 horas.

Por otro lado, el especialista del servicio de Infectología del Hospital Pirovano de la Ciudad de Buenos Aires aprovechó la instancia para sostener que esta situación depende también de la cantidad de personas que no se volvieron a vacunar. Según él, sus anticuerpos van cayendo. La cantidad de personas que tiene su dosis de refuerzo al día es muy baja, con un 20% o 30% de la gente que continuó con los refuerzos para detener al COVID-19.