Actualidad Villa La Angostura |

Conocé el primer espacio de coworking gastronómico que surgió con la pandemia

La chef Barbara Medin inició un proyecto impulsada ante la crisis que acentuó la pandemia y el emprendimiento se fortalece en Villa La Angostura. Junto a su colega Sebastián Guevara, inauguraron un espacio de “coworking gastronómico” inédito en la localidad, que funciona de manera similar como la Sala de Elaboración Comunitaria, sumando talleres y propuestas novedosas. Conocé a la joven que se define como “Sushiwoman”.

“La idea venía desde hacía mucho tiempo. Queríamos iniciar un proyecto que no sea un restaurante, llegó un momento de nuestras vidas que no queríamos agotar nuestro tiempo en un local de ese tipo. Necesitábamos hacer un cambio desde uno mismo”, anuncia Barbara.

De esta manera, crearon “We Cook”, donde Sebastián realiza alimentos envasados al vacío y su correspondiente take away, y ella demuestra sus conocimientos en la elaboración y producción de sushi. En dicho espacio, se dictan talleres y cursos a los que Medin describe como “distendidos”, así como también se dan charlas gastronómicas.

CB Residentes Jul24 700x200
FV Jun24 790x100.gif

“La verdad que lo que nos ayudó a nosotros fue la pandemia. Porque nos impulsó a seguir con lo nuestro, que es la gastronomía lo cual nos fascina hacer y al mismo tiempo incluir las ideas que teníamos guardadas o que no se les daba la posibilidad de hacerlos por otros laburos y falta de tiempo”, expresa Bàrbara, quien estudió en Buenos Aires y se capacitó para la elaboración de Sushi, organizar caterings y eventos y armar recetas online en sus redes donde acumula más de 1700 seguidores.

En el lugar que funciona como un co-working gastronómico, “cada uno hace su producción, elabora y realiza el take away”, por un lado, mientras que por el otro “se dictan clases y talleres” donde ahora también son invitados otros productores locales especialistas en distintos puntos de la gastronomía, formando una especie de red que fortalece e impulsa la producción local y la ayuda entre pares.

“Se trata de productores o emprendedores que necesitan habilitar su producto y no siempre tienen la posibilidad de armar un local y afrontar los gastos que llegan”, afirma Medin. Por tal motivo, la angosturense argumenta que se trata del espacio ideal para poder comenzar los procesos de habilitación y luego la posterior elaboración.

Cabe destacar que We Cook está avalado por la Bromatología Municipal, quienes ayudaron a los jóvenes a crear la cocina como un ala similar a la Sala, donde los productores pueden efectuar ahí su trabajo de igual manera.

“Por suerte los cursos de cocina vienen muy bien. Son bastante distendidos, , no como un instituto. Acá permitimos que se disfrute el cocinar, poder tomarse una copita de vino, que sea relajado pero al mismo tiempo aprendan y sepan que lo que están cocinando lo pueden hacer tranquilamente en sus casas”, remarca la Chef profesional.

Y agrega: “Siempre tratamos de plantearlo de esa manera. Empezamos a llamar a profesionales que se destaquen en ciertos puntos de la gastronomía, y que puedan darlos ellos también porque no somos especialistas nosotros de eso, nunca lo investigamos. Ahora vendrá un curso de comida saludable y luego de chocolatería, con Punto Chocolate”.

Bárbara cuenta que la idea está pensada también para el turista y en hacer algo “que en Angostura no existiera anteriormente”. Los cursos son para grandes y niños que buscan cocinar, distenderse, despejarse del atípico contexto y aprender al mismo tiempo.