Actualidad Villa La Angostura |

Carlos Salgado y 25 años de servicio: “Esto se transformó en una vocación que me cambió la vida”

Con motivo de celebrarse este sábado el Día Nacional del Bombero Voluntario que se conmemora todos los 2 de junio en la Argentina, conversamos con uno de los integrantes del cuerpo activo del cuartel de Villa La Angostura; el Sargento primero Carlos Salgado, a punto de cumplir 25 años de servicio.

El bombero ingresó el 23 de octubre de 1993 a esta fuerza, a la edad de 19 años, incentivado por dar ayuda en un incendio forestal de gran magnitud. “Ni bien me enteré me alisté para salir en ese momento pero me dijeron que no porque no pertenecía a la fuerza. Le dije entonces: que hay que hacer para ser bombero? Y fue así como ingrese realizando una preparación que duró aproximadamente 3 meses”.“Yo quería dar una mano  y estando adentro me cambió totalmente la vida”.

Contó que en aquella época los bomberos solo tenían un Ford 900 y un Chevrolet, con solamente 13 bomberos. “Era llegar; ponerse un casco y salir , te ibas adaptando a lo que tenias, hoy gracias a Dios tenemos todo un equipo completo. Antes había que sumar y sentir lo que era”.

FV 790 VERMONT

“Al principio yo  pensaba que por ahí era un pasatiempo pero después esto se transformó en una vocación que me cambió la vida”, dice con orgullo.

Respecto a cómo son las intervenciones desde estar en un ámbito laboral señaló que   “Cuando entras a tu trabajo sabes que si suena la sirena temes que salir, en mi caso me entienden, antes cuando empecé éramos 4 bomberos que trabajábamos en la YPF Norte  y si sonaba la sirena teníamos que salir todos al cuartel”.

Una de las cuestiones más difíciles para un bombero es sin dudas la actuación en momentos donde lo visual juega un papel determinante en el sentir de los bomberos. Salgado  cuenta que hay que tener temple para esos momentos: “Cuando vemos tragedias en los siniestros tenemos que ser fríos, no podemos ser sentimentales y luego cuando llegamos lo hablamos entre todos para descargar las tensiones. A veces llegamos y sonó la sirena de vuelta y te tenes que ir enseguida para otro lado. A menudo me quedó pensando unos días en un suceso pero después te olvidas. Si siento que una familia que perdió todo puede necesitar mi ayuda me acerco  a colaborar”.

Tambien le ha pasado tener que asistir en un incendio de un amigo o en la casa de un compañero bombero, a lo que asegura que:  “Una vez cometí el error de irme derecho al incendio, sin pasar por el cuartel, fue ese momento donde no se piensa y es peor porque estás ahí esperando que venga el móvil y no podes hacer nada, los minutos se te hacen eternos”.

Acerca del quehacer en el momento de intervención cuenta que: “En la vida siempre aprendes algo nuevo, si bien tenes un jefe del operativo, el trabajo es en equipo, necesitas involucrarte con todo lo que haya que hacer y de esa manera somos más eficaces”.

Salgado tiene dos hijas  y vive en pareja con su segunda mujer que lo contiene y lo apoya en esta pasión por servir a los demás.

“Las chicas me acompañan a repartir los caramelos en navidad con los bomberos y me ayudan en este tipo de tareas que también hacemos los bomberos. “Es muy lindo ver la sonrisa de los chicos cuando repartimos los caramelos”, asegura.

Con esta vasta trayectoria bomberil, con  43 años de edad, Salgado aconseja a quienes quieran entrar a la fuerza: “Yo a un chico que tiene las ganas de ser bombero le diría que lo va a formar como ser humano y acá se  va a unir a una familia y se necesita más gente porque el pueblo crece. Van a tener la satisfacción de ser parte de una familia que lo va a apoyar en todo”.

Para la gente los bomberos son un orgullo por sus innumerables intervenciones en momentos difíciles de nuestra sociedad, sobre todo después de la erupción volcánica ocurrida en el 2011, hecho que hizo que se declare el Día del Voluntario y la Solidaridad el día 4 de junio. “Yo en esos momentos estuve 45 días sin irme del cuartel, anduvimos con la gente del EPEN limpiando los techos de las casas y ayudando a los vecinos a conservar sus predios, fuimos todos bvoluntarios”.

“ La gente te pregunta: cuanto cobras? y cuando les decís que no cobras nada te dicen: vos estas loco, pero bueno para mí es una locura que me satisface mucho”, destaca.

Sobre el comportamiento de las personas en un incidente contó que  “En el momento de la desesperación te pueden insultar o gritar, nosotros tenemos que estar preparado para todo, para contenerlos, a veces tenes en un incendio una víctima adentro y quieren entrar y no podes dejarlos, si o si tenes que controlarlos ahí entonces vienen los problemas  pero después se muestran agradecidas con nosotros”.

Dijo además que en muchos casos los damnificados quieren resolver solos los hechos. “Yo le diría a la gente que si tiene algún incidente no esperen, llamen a los bomberos, porque se te puede ir la vida esperando”.

A modo de reflexión manifestó que “Siento el deber cumplido y haber hecho las cosas humanamente bien , debajo de la estructura de esta institución hay seres humanos, esas personas han dejado sus tiempos, sus casas y lo hacen para servir a la sociedad y eso es ser un bombero”.

“Esta es mi pasión lo que me gusta  no por haber llegado a los 25 años de profesión  voy a decir ya está se terminó, esto sigue , de esto no te podes soltar”.

“Yo a mis compañeros bomberos les digo que tengan fuerza, que sigamos apoyándonos el uno al otro, es un cuerpo, como el cuerpo humano si la cabeza no trabaja bien  el cuerpo no trabaja bien  entonces como estamos bien encuadrados hoy por hoy les digo que sigamos siendo unidos y que le demo para adelante”.

Acerca del Día Nacional del Bombero Voluntario

La historia comenzó el 2 de Junio de 1884 cuando en un voraz incendio de La Boca, Buenos Aires,  un vecino llamado Tomás Liberti y su hijo organizaron, junto a un grupo de personas del barrio, una cadena humana para apagar las llamas que amenazaban propagarse rápidamente en las construcciones aledañas. Así fue como este suceso dio nacimiento a la creación del primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios que este sábado cumple 134 años de vida.

El cuartel de Villa La Angostura se fundó el 8 de junio de 1974, como contaba Salgado, solo había unos  pocos hombres que hacían lo que podían con lo que tenían. Hoy este grupo de personas ya tiene un cuerpo de más de 35 personas que han conseguido una gran cantidad de logros que hicieron al cuartel local  destacarse entre los cuarteles de toda la provincia.