Actualidad San Martín de los Andes |

Caminaba casi 30 km por día y sus compañeros le regalaron una moto: “Tardaba una hora en llegar al trabajo, ahora lo estoy haciendo en 20 minutos”

En los últimos días se conoció una historia emocionante que tiene como protagonista a un cocinero que trabaja en el restaurante sanmartinense Don Florencio. El hombre que vive en la Villa Vega San Martín caminaba todos los días 28 kilometros para ir del trabajo a su casa. Los compañeros de trabajo notaron su esfuerzo, hicieron una vaquita con las propinas y le regalaron una moto.

En diálogo con Diario 7 Lagos, Fontino reconoce que su vida cambió completamente desde que sus compañeros de trabajo le regalaron una moto. Debido a la falta de frecuencias del servicio de transporte público, sumado a que él sale “tarde” del restaurante, el cocinero tenía que ir caminando o en bici hacia su casa.

“Ya estamos andando, lo que antes tardaba una hora en llegar a casa o llegar al trabajo, ahora lo estoy haciendo en 20 minutos. Cambia totalmente la perspectiva”, reconoce el cocinero que emocionó a todos.

FV 790 VERMONT

El trabajador pide que se solucione “el tema del colectivo” para que muchas personas del pueblo no sufran lo mismo que él. “Todavía persiste el problema que cortan a las 23.20hs, ya no hay servicio y los gastronómicos trabajamos hasta tarde”, expresó Fontino.

El cocinero se vio sumamente sorprendido por el regalo de cumpleaños que le hicieron sus compañeros, un gesto que no va a olvidar nunca más. Todo surgió a partir de una noche en que el dueño del restaurante lo llevó hasta su casa y vio todo el trayecto que debía recorrer a diario.

El sacrificio de este cocinero emocionó a sus compañeros. Es por eso que se organizaron, se pusieron de acuerdo en hacer una vaquita con las propinas y con ese dinero pudieron comprarle la moto.

Al ser consultado por este gesto que tuvieron sus compañeros para con él, Fontino asegura que sus palabras “fueron de agradecimiento por sobre todas las cosas”. Destaca que “es un muy buen grupo de trabajo” el que integra.

Fontino que vive con su esposa y sus dos hijos ahora transita una realidad completamente diferente. Su trabajo, esfuerzo y calidad humana generaron este gesto imborrable que de alguna manera le cambió la vida.