Actualidad bebé | parto | lactancia

Bebé: la importancia del contacto

El contacto previene la hipotermia, expone al bebé a bacterias beneficiosas del cuerpo gestante, beneficia al sistema inmune y promueve la lactancia humana.

Es habitual charlar en las consultas prenatales, si a los bebés les duele el parto, o si las contracciones los lastiman o cómo debemos interactuar con ellos al momento del nacimiento. Quiero contarles que nada que haga nuestro cuerpo quiere lastimar al cuerpo gestante ni al bebé. Todo proceso que sucede en nuestra fisiología tiene un fin.

Podemos decir que el útero, es el encargado de realizar las primeras caricias al bebé. No solo sostiene, abriga y protege al bebé, sino que lo estimula para la adaptabilidad a la vida.

Cada contracción, hasta las imperceptibles, dan un estimulo a su sistema nervioso, las contracciones de parto “masajean” el cuerpo del bebé para activar ciertas hormonas y sistemas de susbsistencia para el funcionamiento postnatal. La estimulación cutánea que comienza en el útero sigue en la vagina, la vulva y continúa en los brazos.

image.png
Bebé: la importancia del contacto y la lactancia en sus primeros días

Bebé: la importancia del contacto y la lactancia en sus primeros días

Hace unas semanas hablábamos de la importancia de la primer hora de vida sagrada, donde se considera “de oro” a la primera hora de nacimiento, no solo por la importancia familiar de este momento trascendental, sino también por los beneficios fisiológicos.

Hoy sabemos que previene la hipotermia, expone a los bebés a bacterias beneficiosas del cuerpo gestante, beneficia al sistema inmune, promueve la lactancia humana, reduce el estres del binomio y le otorga estabilidad fisiológica (la respiración, presión arterial, estado de la glucemia, etc.).

Y después de todas estas caricias con una intención fisiológica y perfecta que realiza el cuerpo gestante, lo continúa el abrazo. Parte de los estimulos que necesita el cuerpo del bebé, es ser acariciado y tener la posibilidad de reconocer el mundo exterior desde el abrigo materno. Quizá podamos relacionarlo con los mamiferos acicalando a sus crías post parto, seguramente han visto alguna jirafa, elefante o caballo siendo “lamido” por su madre hasta ponerse de pie, en el caso del bebé humano que nace un poco mas inmaduro, este trabajo comienza desde la primer contracción uterina.

image.png

Algo que ocurre, al poner sobre el cuerpo gestante a su cría, es la activación de la lactancia, preparada exclusivamente para que el bebé reciba el alivio, hidratación, y todo lo necesario para afrontar el post parto inmediato. También la acción de la hormona oxitocina que funcionó durante todo el trabajo de parto, ayudando en las contracciones por ejemplo, será útil para la lactancia y para asegurar la pronta recuperación del cuerpo gestante. (reduciendo el útero a su lugar preconcepcional, deteniendo hemorragias, generando la interacción de la diada, entre tantas otras más.)

El abrazo y cariño que podamos darle al niño durante toda la infancia forjará su futuro emocional y fisiológico. Es el deseo de todos los que rodeamos nacimientos y post partos, que las familias conozcan de estos beneficios naturales y que puedan hacer uso de éstos para darle una bienvenida a sus hijos.

Lali Zurzolo

Duola y Puericultora