Policiales Bariloche | joven | Acusado

Bariloche: condenaron a 18 años de prisión a un expolicía

El ex miembro de la fuerza mató a un adolescente que creía era su hijo. El hecho ocurrió a fines del año pasado en Bariloche.

En las últimas horas, trascendió que un expolicía de la localidad de Bariloche fue condenado a 18 años de prisión por haber asesinado a un adolescente que creía era su hijo.

Según se informó el tribunal consideró culpable al hombre por "homicidio simple" contra Santiago Arriagada, un chico de 16 años que fue encontrado sin vida en octubre de 2021 en la inmediaciones de un santuario del Guachito Gil situado en la ciudad de Bariloche.

Fuentes judiciales detallaron que la víctima creció creyendo que el ahora culpable de su muerte esta su padre y le reclamaba la paternidad. Ante estos datos, la Justicia ordenó una prueba de ADN y se conoció que el resultado era negativo. El joven fue encontrado asfixiado días después del asesinato.

Diseño sin título.jpg
El acusado de asesinar al joven en Bariloche.

El acusado de asesinar al joven en Bariloche.

Cabe mencionar que el crimen se resolvió por la confesión de un compañero del acusado, quien aseguró que el exagente había sido el culpable del hecho. De esta manera, el día viernes, y por decisión unánime, el Tribunal condenó a L.A.D a 18 años de prisión.

En la lectura de la sentencia explicaron el acusado "cuando mató al joven, lo hizo pensando que era su hijo, que constituyó la calificación primaria de la Fiscalía y que con buen criterio luego del resultado del ADN, modificó a homicidio simple".

Además, entre los argumentos se encuentra la conducta posterior inmediata del expolicía, en cuanto al desvío y obstaculización de la investigación, como así también su condición de retirado de la fuerza, informaron fuentes judiciales.

El hecho

El 29 de octubre de 2021, entre las 21 y las 23 horas, en inmediaciones del Santuario del Gauchito Gil de la ciudad de Bariloche, el acusado asfixió a Arriagada, a quien creía su hijo. Según fuentes judiciales el hombre colocó el cuerpo del joven en dicho santuario, lo desnudó, lo cubrió con chapas y vegetación.

Luego se retiró del lugar y para evitar sospechas se descartó de las pertenencias de la víctima en el trayecto hasta su domicilio en la de Dina Huapi.

El cuerpo del adolescente fue hallado el 31 de octubre. Tan solo un día después, el expolicía ingresó al Hospital Zonal de esa ciudad con signos de intoxicación por la ingestión de medicamentos. Un hecho que fue calificado como un aparente intento de suicidio.

Fuentes judiciales aseguraron que un policía en actividad declaró que el acusado le confesó que había matado al joven.

FUENTE: Clarín