Actualidad Juliana Awada | Angostura | redes

Juliana Awada está en Villa La Angostura para las fiestas

La ex primera dama de la Nación, Juliana Awada compartió imágenes en sus redes donde se puede ver que está en Villa La Angostura.

Juliana Awada, esposa de Mauricio Macri y ex primera dama de la Nación pasará las fiestas en Villa La Angostura, lugar donde tiene su lujosa casa en el Cumelén Country Club. En las redes, Awada compartió algunas fotos de cómo la recibió la localidad.

La primer foto es junto a su hija mayor, Valentina, fruto de su relación con el empresario belga, Laurent Philippe Barbien. "Que lindo tenerte devuelta" escribió en la imagen que compartió, esto se debe a que la joven de 18 años regresó al país con su madre luego de estar de viaje.

image.png
Redes: Juliana Awada en Villa La Angostura junto a su hija

Redes: Juliana Awada en Villa La Angostura junto a su hija

Awada también compartió en sus redes una imagen de unos bowls con cerezas y con frambuesas donde escribió "frutas de la Patagonia". Por último, en sus historias dejó una foto donde se la puede ver relajada en un sillón del patio de su casa y de fondo se ve la montaña y la vista a la Bahía San Francisco.

FV 790 VERMONT
image.png

La casa de Juliana Awada en Villa La Angostura

En el último tiempo Awada tuvo como pasatiempo redecorar su hogar en el sur argentino y la de su prima, quien posee una residencia en la misma localidad neuquina. Fue para este motivo que decidió comprar unos sillones hechos a mano de un elevado precio.

Los muebles fueron solicitados en el mes de junio a la Tapicería Dimao, ubicada en el barrio porteño de Núñez, de amplia trayectoria en el rubro de creación y realización de productos hechos a mano. Además, la ex primera dama para estar segura de que todos los muebles solicitados fueran acordes a los espacios de su hogar, contrató a una decoradora a quien en el ambiente se la conoce como “Daniela”.

En tanto, detallaron que Juliana Awada encontró este lugar ideal para encargar un total de seis sofás de dos y tres metros, de un valor aproximado de $200.000 pesos cada uno, en sumatoria $1.200.000, y 18 sillas y sillones individuales únicos, de entre 70 mil y 90 mil pesos cada uno, lo que equivaldría a una compra total de $2.820.000 pesos, pagada en dólares, en efectivo y al contado. Los materiales utilizados para todos los sillones fueron de lino hechos íntegramente a mano.